Otra aventura de Pancholón y Chotillo

El Chato Matta llega donde la Seño María para contarle las últimas de Pancholón y Chotillo. 

La Seño María

El Chato Matta llega donde la Seño María para contarle las últimas de Pancholón y Chotillo.

El Chato Matta llega donde la Seño María para contarle las últimas de Pancholón y Chotillo.

Más sobre:

La Seño María

El Chato Matta llegó al restaurante por un cebiche de mero y su cau-cau con mariscos al estilo de mi tío ‘Pilo’ de la ‘Ciudad del pescador’. “María, me timbró el gran Pancholón. ‘Chatito, baja urgente. Estoy celebrando que mi amado Boys está en Primera, te espero en mi sauna privado... Apenas llegué, vi al abogado mujeriego en el jacuzzi con el famoso doctor Chotillo, parecía que estaban discutiendo por plata. En medio de las burbujitas y música de Los Ecos y su ‘No se puede amar a dos’: ‘No se puede amar a dos, bien sabes/ donde manda el corazón no entiende,/ dile que tus lagrimas no son de felicidad/ dile que pensando en mí, lloraste,/ dile que la última vez que te hizo el amor/ en tu mente se escuchó mi nombre/... En el lugar escuché este diálogo:

* CHOTILLO: Pancho, ya me contaron que me estás maleteando. Por un billete te transformas y olvidas que yo engordé tu cuenta bancaria con todo lo que te pagué por mis juicios. La mitad de esa camioneta que manejas es mía. Contigo no hay amistad que valga, me sacabas hasta el último centavo y eso que soy tu causa. Al final, te he pagado más que a Nakasaki...

* PANCHOLÓN: Tranquilo, doctorcito. En la vida hay que ser agradecido, por mí no te ‘fuiste a tu río’, donde ibas a estar rodeado de ‘nachos’, ‘secos’, ‘apretones’ y ‘gatillos flojos’. Allí no te iba a visitar nadie porque las mujeres que salen contigo solo lo hacen por tu billete, te cobran hasta por darte un besito en la mejilla. Nunca te conocí como ‘parador’ y menos cacharrero’. Las flacas te ven como Christian Meier solo para que las operes gratis y les bajes un sencillo para su Navidad.

* CHOTILLO: Gordito, tú ya fuiste, vives de recuerdos. Te han visto en un hotel misio del Cusco y en popular viendo al Boys, mientas yo ya tengo mis pasajes en primera clase en KLM directo a Moscú y un hotel 5 diamantes, que es un 6 estrellas.

* PANCHOLÓN: Ubícate, chistoso. Lo que pasa es que soy pueblo. Mientras tú eras un sanazo estudiante, yo viajaba por toda Sudamérica y tengo testigos, levantando reinas de belleza en Colombia, Uruguay, Argentina, Chile y Venezuela. Soy de otro nivel. Yo puedo estar en un ‘telito’ de Tomás Valle y al día siguiente, en el Park Plaza de Miraflores desayunando al costado de Bruno Mars. Por mis ‘achotes’ pensaban que era reguetonero de Puerto Rico...

* CHOTILLO: Pancho, eres pura finta. Ya me contaron tus colegas que haces la chancha para comprar el trago, no pones nada y te quedas con el vuelto. La vez pasada te han visto echándole gasolina 84 a tu Jeep y ya no compras X0, solo tomas tu rico ron de 12 mangazos’”. Pucha, la conversación se puso picante. La otra semana continúa. Me voy, cuídense.