En estas épocas es fundamental mantener una buena actitud. (Foto: Pixabay)
En estas épocas es fundamental mantener una buena actitud. (Foto: Pixabay)

Al fotógrafo Gary le tocó trabajar ayer y estuvo desde tempranito recorriendo playas, parques y cementerios. Llegó con hambre al restaurante por una papita a la huancaína, estofado de pollo y agüita de manzana fresquecita. “María, los meses se han pasado volando, ya estamos en noviembre y entramos a la recta final del año. La situación es complicada, política y económica. Muchos no tienen trabajo y sufren por alimentar a sus familias.

En estos momentos, es fácil que decaigan los ánimos, deprimirse, sentirse desconsolado. Por eso es fundamental tener

  • Mantente optimista. La vida nunca es un camino solo de alegrías. Todos pasamos dificultades, desde el hombre más humilde hasta el más adinerado. No te centres en los puntos negativos, pues así tendrás una actitud pesimista.
  • Siempre sueña. Solo quienes tienen grandes sueños logran grandes cosas. Sueña, no importa si es algo pequeño, grande o raro, pues te permitirá enfocar tus esfuerzos en lograrlo. Soñar es el primer paso para una gran actitud.
  • Busca una afición. Dedica tiempo a alguna actividad que te guste, pues liberarás el estrés y aliviarás tensiones. Aprende cosas nuevas, porque te hará feliz.
  • Empieza cada día con ánimo. El primer paso es dejar toda la energía negativa atrás. La vida trae sorpresas agradables y desagradables, pero solo piensa en superarte.
  • Confía en ti y en tus sueños. Hay factores que la vida pone, pero no dejes las cosas a la suerte, en realidad tu futuro depende de ti.
  • Fíjate metas y objetivos a corto y largo plazo. Esfuérzate por lo que quieres y tu logro lo disfrutarás mejor.
  • No temas cometer errores, de ellos también se puede aprender. No se trata de exponerse al peligro innecesariamente. Evalúa. El temor a lo nuevo o inesperado es natural, pero no dejes que eso te detenga.
  • Cumple tus promesas, no solo de amor. No caigas en el error de ofrecer lo que no estás seguro de cumplir.
  • Cuida tus finanzas. Ahorra, planifica tus gastos.
  • Escucha a tu corazón y también a tu intuición (esa voz interior que te dice que estás equivocando el camino). Cambia tristeza por felicidad, depresión por motivación, fracasos por éxitos.
  • Si necesitas consuelo o ayuda, pídelo. No dudes, hay personas que te quieren y estarán para apoyarte, contenerte cuando lo necesites.
  • No pierdas la fe. Aunque todo parezca gris, después de la tormenta siempre llegan la calma y la luz. Medita, reflexiona y si eres religioso, dale gracias a Dios”. Pucha, mi amigo Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

TE VA A INTERESAR:


tags relacionadas