Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Chotillo en el sauna

Con Pancholón fuera de circulación por sus achaques, esta vez el cirujano de las estrellas ' El doctor Chotillo' fue quien invitó al sauna al Chato Matta, para hablarle mal de 'Pancho'

Seño María

El doctor Chotillo y Pancholón fueron cortados con la misma tijera.

El doctor Chotillo y Pancholón son un par de sinvergüenzas. 

Más sobre:

Seño María

El Chato Matta llegó al restaurante por un cebichito de cachema, un arroz con mariscos a lo macho y su jarra de agüita de cocona. “María, el viernes recibí después de tiempo un ‘wasap’ del famoso doctor Chotillo, el cirujano de las estrellas, quien cantaba una de sus canciones preferidas de Daniela Darcourt: ‘Señor Mentira, lárguese ya de mi vida/ se acabó la confianza que tenía/ porque cuando tú ibas, yo venía./ Señor mentira, lárguese ya de mi vida...’.

‘Chatito, anoche campeoné ayer y estoy herido. Te invito al sauna. Tengo la última de Pancholón’. Apenas me vio, me dijo: ‘Pasé toda la noche con una venequita espectacular, que me decía ‘usted es mi papi’, liquidé como los grandes. Tenía cancha libre porque mi oficial, la escultural Mery, está de viaje con su familia.

Chotillo: Chato, ya me enteré de que Pancholón está viejo, flaco y ojeroso de tanta mala vida. Con ese ‘chasis’ ya no chapa ni la gripe... Ahora quiero ver a todas esas mujeres que estaban a su lado por su camioneta, trago y el vacilón.

Chato: Doctor, no sea malo con su boca, hablas mal de Pancho y él te inició en el mundo de la ‘cochinadita’ y el dame que te doy, en la vida hay que ser agradecido...

Chotillo: Sí, pero también me partió con la mujer con la que me iba a casar hace años. Eso no lo olvido. En ese tiempo yo era muy sano y Pancho, con su sacada de lengüita y pateada debajo de la mesa, me jugó mal. Así no es. Por mal amigo, ahora la vida le está pasando la factura. Está triste y abandonado. Ahora yo soy ganador...

Chato: Nunca habías reconocido que te ‘partieron’.

Chotillo: Chato, el pasado es un como un cheque cancelado. No vale para nada. Yo vivo el presente. Ahora levanto señores ‘cueros’ y el gordito tiene una farmacia en su cajón. Está mal de la próstata, el colon, el hígado, yo lo podría salvar pero se molestó conmigo y no me habla porque no le pagué un billete, alucina que me quiso cobrar como 50 mil soles por un casito de dos por medio...

Chato: Siempre te vas de boca, ya no recuerdas cuando te salvó de que te vayas a tu ‘río’ cuando una mujer te acusó de algo grave.

Chotillo: Sí, pero que cuente también que esa camioneta que maneja la tiene gracias a mí, con toda la plata que me sacó.

Chato: El gordito dice que siempre lo has envidiado...

Chotillo: No seas malo, yo paro en las discotecas más fichas con Machi y el ‘Rey de los cueros en box super vip, donde solo se toma etiqueta azul. Ese gordito sigue en la Trinchera tomando ron de veinte mangos y encima hacen chanchita...

Chato: Pancho dice que cualquier día vas a perder porque la vez pasada chocaste con la mujer de un ‘apretón’, ten cuidado...

Chotillo: Las flacas se me regalan porque estoy chocolate. Mi teléfono parece call center, entran llamadas y llamadas, la otra semana te sigo contando”.

Pucha, ese doctor Chotillo y Pancholón son cortados por la misma tijera. Los dos son un par de cochinos y sinvergüenzas. Me voy, cuídense. 

Cargando siguiente contenido

Portada