‘Cigarrito’, un bravo del periodismo pero el más piña en el amor

El fotógrafo Gary le cuenta a la Seño María una nueva anécdota del legendario periodista político, el veterano ‘Cigarrito’.

‘Cigarrito’, un bravo del periodismo pero el más piña en el amor

‘Cigarrito’, un bravo del periodismo pero el más piña en el amor

‘Cigarrito’, un bravo del periodismo pero el más piña en el amor

Más sobre:

Seño María

El fotógrafo Gary llegó al restaurante por su sopita de casa y un poderoso estofado de carne de osobuco con papita amarilla. Para la sed, se pidió una jarra de limonada al tiempo. “María, llegó a buscarme a la Redacción el legendario periodista de Política, el veterano ‘Cigarrito’. Esa chapa se la puso el gran fotógrafo Carlos ‘Chino’ Domínguez.

‘Oye, flaco, me dijo, ¿te das cuenta que ese chico no tiene trasero? Es igualito de frente que de perfil, parece un cigarrito’. Y se quedó así para siempre. Además, fumaba todo el día. El inmenso y rubio director, los redactores y redactoras, los congresistas y políticos y hasta dos presidentes lo llamaban por esa chapa cuando iba a cubrir a Palacio de Gobierno. Durante dos décadas fue el mejor y realizó varios destapes, porque no solo les caía bien a los hombres poderosos.

El periodista enamoraba a sus secretarias, a sus asistentas. Eso sí, luego iba a la oficina de contabilidad y pasaba recibo por ‘gastos de comisión periodística’. Siempre lo veían comer en los mejores restaurantes y en los night clubs de moda. ‘Aunque no lo creas -me decía-, de allí saco mis mejores informaciones políticas’. Las damas de compañía saben todos los secretos de los poderosos políticos que son sus clientes.

Así me enteré que un general, ministro de Transportes, era el jefe de una organización de contrabando. Le ofrecía equipos de sonido, los novedosos Betamax de antaño a la bella lolita. ‘Mi amor, tengo toneladas de equipos de contrabando en contenedores en el Callao. La muchacha me tenía camote. Gary, una noche me contó todo. El ministro era todopoderoso y consulté con el inmenso director, quien me dijo gritando: ‘Cigarrito, nosotros no nos casamos con nadie, así el presidente nos cierre el diario, pero ese corrupto se va a la cárcel’.

Cuando el diario reventó la primicia, el mismísimo mandatario llamó al periódico para felicitarlo y mandó al ministro a prisón. Esa noche, el director le dijo: ‘Cigarrito’ pide lo que quieras’. ‘Gringo, quiero hacer un reportaje a Iquitos, pero deseo que me acompañe Dianita como fotógrafa’. Ella era la reportera más deseada del diario. El sueño de todos era salir en un viaje de comisión con ella, para ‘campeonar porque cuando estaba en tragos se ponía cariñosita’. El ‘dire’ la llamó y Diana, coquetamente, mencionó: ‘Claro, quién no quiere salir con la estrella del periódico’.

Pero justo era la fiesta por el Día del Periodista. ‘Cigarrito’, fogoso, no fue al tono para levantarse a las cuatro de la madrugada para ir al aeropuerto. ‘Gary, continuó contándome, fue el peor roche de mi vida. Esperaba en el ‘counter’ del ‘Jorge Chávez’ a la bella fotógrafa y en su lugar se apareció Herman ‘Monster’, el reportero gráfico más feo de todo el gremio. Noooooooo... Diana se había metido una ‘bombaza’ en la fiesta de los periodistas y se escapó con otro fotógrafo chibolo”.

Pobre ‘Cigarrito’, nunca tuvo suerte en el amor. Ahora está laborando en provincias y todavía escribe en su ‘face’ que es como el vino, mientras ‘más viejo, más rico’. Sigue alucinando. Me voy, cuídense.

VOLVER A LA PORTADA DE TROME.PE

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.