Consejos para ser un buen padre [VIDEO]

El fotógrafo Gary nos brinda unos consejos para los padres. 

Seño María

El fotógrafo Gary nos brinda unos consejos para los padres.

El fotógrafo Gary nos brinda unos consejos para los padres.

Más sobre:

Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary , llegó por su chuleta de chancho con finas hierbas, papas doradas y su ají molido, todo acompañado de un emoliente fresquecito. “María, los padres no solo debemos preocuparnos de la alimentación, la salud y la educación de nuestros hijos, sino también por su formación como personas. Muchas veces tememos ser muy autoritarios o demasiado permisivos. Lo ideal es el equilibrio. Los castigos físicos y las amenazas solo dan como resultado que los hijos acumulen resentimientos y rabia, lo cual afecta sus relaciones interpersonales y, después, hace de ellos adultos inseguros, temerosos o violentos. Y, por el contrario, la complacencia forma seres inmaduros, tiranos y con una independencia peligrosa. Dicen los psicólogos que la personalidad la constituyen el temperamento, con el que se nace, y el carácter, que se forma de la interacción del individuo con su medio ambiente; es decir, por lo que aprende del entorno. Y eso, en gran medida, depende del padre y la madre. ¿Pero, qué tipo de padres somos? Dicen que el amor es el primer regalo de los padres a los hijos; el segundo es la disciplina. Hay que ser cariñosos, enseñar con el ejemplo, fijar normas y establecer disciplina.

* Autoritarios: Todo lo ven control y rigor, mandan y ordenan. El hijo puede caer en depresión o adoptar una personalidad tirana.

* Permisivos: Mucho amor y comunicación, pero ausencia de control y disciplina. Los hijos son incapaces de controlar sus impulsos y poco persistentes en lograr sus objetivos.

* Sobreprotectores: Cuidan tanto a sus hijos que les niegan la oportunidad de relacionarse con el mundo.

* Colegas: Se consideran amigos de sus hijos y son muy permisivos. No dejan claros los límites ni la jerarquía familiar.

* Manipuladores: Utilizan el chantaje para lograr que sus hijos hagan lo que ellos quieren. Los hijos, a su vez, aplican esta nociva conducta en todos los ámbitos de la vida.

* Padre y madre rivales: No comparten una sola idea; él tiene una posición y ella, otra. Suele darse en casos de padres divorciados. Causan confusión e inestabilidad en los niños.

* Empáticos: Se ponen en el lugar de sus hijos y los ayudan a afrontar sentimientos negativos como el miedo, la tristeza o la cólera. Tienden un puente de sinceridad y confianza. Los hijos logran mayor control sobre sus emociones”.

Tiene razón, mi amigo Gary. A los hijos hay que darles lo mejor. Me voy, cuídense.