Consejos para parejas

La Seño María y el fotógrafo Gary nos traen unos excelentes consejos para mantener viva la llama del amor.

Seño María

No te pierdas estos interesantes consejos.

No te pierdas estos interesantes consejos.

Más sobre:

Seño María

Mi amigo Gary llegó al restaurante por su sudado de cojinova con limoncito, rodajas de rocoto, arroz graneadito y su jarra de emoliente al tiempo. “María, mantener viva la pasión en una pareja no es fácil. Cuando se inicia una relación sentimental o dos novios se casan para formar un hogar, en un principio todo es maravilloso, las parejas se idealizan unas a otras y solo ven sus virtudes. Son puro halagos, cumplidos y atenciones del uno al otro. Sin embargo, no siempre es un camino de rosas, pues la rutina, la costumbre y los problemas que van surgiendo muchas veces empiezan a desgastar relación.

Entonces se dan las primeras peleítas, los entredichos, los celos y las crisis. En realidad, es normal que surjan problemas, pues se trata de dos seres humanos cuyas vidas cambian por completo, que dejan la casa de sus padres para estar al lado de su pareja. Cada uno trae sus propias experiencias, vivencias, hábitos, creencias, códigos morales, carácter y otros aspectos. Por eso, una relación de pareja no funciona por sí sola, es necesario trabajarla cada día para que la llama del amor y la ilusión perduren y no corran riesgo de extinguirse.

El amor no impide las crisis, pero sí puede convertirse en el principal elemento de apoyo, para buscar una solución. Es común una reconciliación, que ayuda a romper los muros emocionales que causan el distanciamiento. Sin embargo, lo ideal es sostener una relación equilibrada y sólida. Aquí te dejo algunos consejitos para tus lectores.

Un día en pareja para los dos. Es normal que la relación cambie, que ya no sea como al principio, pues siempre evoluciona. En un día se podría, por ejemplo, recordar viejos tiempos y realizar cosas que se hacían al principio.

Buscar solución a los problemas. Poner ideas en común y llegar a acuerdos para la solución necesaria.

La comunicación es fundamental. La pareja es cosa de dos y ambos forman un equipo. Hay que hablar abiertamente, con sinceridad.

Dedícate tiempo a ti mismo. Para estar bien con los demás es necesario estar bien con uno mismo. Dedicar un poco de tiempo a hacer algo que nos guste y nos llene personalmente.

Respetar el espacio de la pareja.
No debemos hacerla sentir observada o invadida. Cada uno puede tener, por ejemplo, gustos musicales diferentes, amistades no comunes, otras expectativas profesionales.

Romper la rutina. El aburrimiento es uno de los males que más acechan a una relación. Hay que hacer cosas nuevas”. Mi amigo Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Ir a portada