Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Cría bien a tus hijos

La familia es el elemento fundamental para formar personas de bien, por eso la Seño María y el fotógrafo Gary nos traen unos imporantes consejos para la crianza de los hijos. 

Seño María

No dejes de seguir estos importantes consejos.

No dejes de seguir estos importantes consejos.

Más sobre:

Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un arroz con mariscos y quesito parmesano rallado encima, rocoto y, para la sed, una limonadita al tiempo. “María, con los miles de venezolanos que llegaron a nuestro país a trabajar de forma honrada, también vinieron sanguinarios criminales. Un experto del país llanero señala que los delincuentes de su tierra están entre los más violentos del mundo, pues matan con demasiada facilidad por cualquier motivo. No tienen barreras, pues carecen de valores, ética, moral y temor al castigo.

La policía debe atrapar y expulsar rápido a las bandas que llegaron al Perú. Estoy seguro de que esos criminales provienen de hogares rotos o se criaron en la calle. La familia es crucial para formar personas de bien y por eso algunos consejos para criar a los hijos.

Enseña con el ejemplo: Los hijos imitan las conductas buenas y malas de sus padres. Así que siempre hay que saludar, despedirse, pedir por favor, respetar las leyes, las normas de tránsito, respetar a todos y especialmente a los niños, mujeres y ancianos.

Comunicación: Hay que conversar siempre con los hijos, mostrándoles respeto y amor. Contarles cuentos y que ellos también nos los cuenten. Hacerles preguntas como ‘¿Qué piensas tú?’ y escucharlos con atención. Así les demostramos que nos interesa su opinión.

Límites y disciplina sin amenazas: Hay que poner normas claras, coherentes y explicarlas. Deben saber lo que ocurre si no hacen lo que se les pide. Por ejemplo, dejarles claro que deben recoger sus juguetes.

Dejar que experimenten aunque se equivoquen: Hay que permitirles actuar, pero con límites y tenemos que estar ahí para cuidarlos física y emocionalmente. La sobreprotección les hace daño.

No comparar ni descalificar: Eliminar frases como ‘Aprende de tu hermano’. Tampoco conviene generalizar y hay que prescindir de expresiones como ‘¡Nunca haces caso!’. Frases como ‘¡Tú puedes ser el mejor, trabaja un poco más!’ le animarán a alcanzar metas.

Reforzar lo bueno: Estímulos como gestos de cariño y recompensas funcionan mejor que los castigos. Hay que darles amor y dejar que resuelvan los problemas, según su capacidad. Llamarlos ‘tonto’ o ‘malo’ los daña. Premiarlos con abrazos, caricias y palabras como ‘guapo’ o ‘inteligente’ refuerza su autoestima.

No hay que ser sus amigos: Los padres están un escalón más arriba para ofrecerles cuidados, experiencia, protección y normas. Un buen padre no es el que cede siempre y no enseña.

Tienen emociones: Los niños también se preocupan y por eso hay que dar importancia a sus sentimientos y estar conscientes de ellos para ayudarlos”. Qué buenos consejos. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Cargando siguiente contenido

Portada