En el Perú, existen casos de préstamos online que resultaron ser estafa.
En el Perú, existen casos de préstamos online que resultaron ser estafa.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un chicharrón de tollo, con yuca frita, sarsa criolla, ajicito molido y una porción de arroz blanco. Para tomar, pidió naranjada heladita. “María, me causó mucha sorpresa el estudio de Experian y Consulting Partners, que señala que más de un millón de personas en Lima no llega a fin de mes, por lo que tiene que solicitar préstamos a entidades financieras.

MÁS INFORMACIÓN: Viajes escolares

Esta situación se da por la baja capacidad de ahorro, ya que el 52 % de encuestados señala que no ahorra. Es decir, cinco de cada diez limeños tienen problemas para economizar su dinero. Además, 40 % de ellos están endeudados por solicitar préstamos, principalmente al sistema financiero. Ese porcentaje le debe a todo el mundo: a familiares, amigos, compañeros de trabajo o finalmente recurren a los prestamistas. Y creo que a medida que se acerquen las fiestas de Navidad y Año Nuevo los peruanos recurrirán aún más a las tarjetas de crédito o préstamos bancarios para hacer las compras de ropa, juguetes o algún pedido especial de los hijos.

Es posible que se esté gestando una enorme burbuja que en algún momento estallará. Los indicativos económicos señalan que el 2023 será un año muy difícil, pues habrá recesión en el mundo. Claro, a mucha gente eso no le importa porque vive con el día a día. Como dice el estudio, no hay una cultura del ahorro en el peruano. Plata que llega a su mano desaparece en poco tiempo, a veces comprando cosas superficiales o haciendo gastos inútiles, empujados por la moda o porque ven a sus amigos o compañeros de trabajo con relojes inteligentes, audífonos modernos o celulares de alta gama. La base del crecimiento de otros países ha sido el ahorro. Con este puedes planificar las cosas o tu vida. Se ahorra para comprarse una casa, un carro o costear la universidad de los hijos. Por eso sigue estos consejitos:

  • Gasta menos de lo que ganas en tu trabajo. Nunca es al revés. Sé responsable.
  • Si quieres algo costoso, ahorra para comprarlo. No recurras a la tarjeta, a veces los intereses son tan altos que al final pagas el doble o triple.
  • Por más necesitado que estés, jamás recurras a los prestamistas. Menos si son los temibles gota a gota colombianos. Si te prestas diez, terminarás pagando cien. Así de usureros son. Pero sobre todo son delincuentes que no dudarán en matarte si demoras el pago.
  • Haz una lista de tus deudas. Calcula cuánto tiempo necesitarás para pagarlas. Así verás que no puedes seguir endeudándote más. Mata primero las deudas chicas.
  • No ‘ruletees’ las deudas. Es decir, no pagues una deuda con otra deuda. Es mejor que refinancies o que una empresa acceda a comprarte toda la deuda. Así serás más ordenado a la hora de pagar. Y no te comerán los intereses. Ten mucho cuidado”. Asu, qué buenos consejos de Gary. Me voy, cuídense.

TE PUEDE INTERESAR