¡Cuidemos nuestras playas y mantengámoslas limpias!

El fotógrafo Gary habla con la Seño María sobre cómo un bonito balneario como Pucusana se está convirtiendo en un mar de basura.

¡Cuidemos nuestras playas y mantengámoslas limpias!

¡Cuidemos nuestras playas y mantengámoslas limpias!

¡Cuidemos nuestras playas y mantengámoslas limpias!

Redacción Trome
02/02/2018 - 00:00h

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un sabroso picante de carne con arroz blanco graneadito y su refresco de carambola.

María, es triste ver cómo un bonito balneario como Pucusana se está convirtiendo en un mar de basura. Antiguos pobladores de esta zona han revelado que hasta hace unos años era el punto de veraneo preferido por miles de limeños y provincianos que disfrutaban de sus aguas. La Asociación de Propietarios de la Isla Galápagos, ubicada justo frente a Pucusana, halló tal cantidad de basura flotando en la zona conocida como el ‘Torreón’ -desde pañales hasta galoneras de plástico con residuos de aceite de bolichera-, que grabó un video que se hizo viral. A la vez se realizó un estudio a cargo de un conocido instituto, que encontró en la zona de bañistas más de diez mil coliformes fecales por 100 mil mililitros, cuando la norma indica que la presencia de más de 4 mil coliformes en ese parámetro ya debe ser considerada como un verdadero peligro para la salud.

¡Cuidemos nuestras playas!

¡Cuidemos nuestras playas!

El principal responsable es el alcalde Pedro Florián, tres veces reelecto, quien debe ser el máximo encargado de velar por la no contaminación del medio ambiente. ¿Qué playas les estamos dejando a nuestros hijos? La Marina está ayudando a limpiar el balneario, pero todo esto depende de la cultura y educación de los pescadores y veraneantes. Seamos responsables. Enseñemos a nuestros hijos a no ser cochinos. Tan fácil que es llevar una bolsita y arrojar la basura al tacho. Aquí algunos consejos que servirán de mucho:

* Jamás arroje basura al mar o ríos. Use los tachos públicos, pero si no los hay o están llenos, ponga sus desechos en una bolsa y llévelos a casa.
* Es un peligro enterrar la basura en la arena, sobre todo cuando se trata de vidrios o latas (de conservas, gaseosas y otros). Además, la lata se oxida y es mucho más peligrosa.
* Evite arrojar a la arena o al mar pañales usados, botellas, bolsas, colillas de cigarros y otros. El mar es fuente de vida.
* No hacer las necesidades fisiológicas en el mar, debido a que aumenta la contaminación.
* Procurar no llevar mascotas a la playa, ya que ellos sufren con el calor. Si lo hace, hay que responsabilizarse y recoger sus excrementos.
* Cuidemos nuestro medio ambiente, nuestro planeta, pues es el lugar donde vivirán nuestros hijos y nietos”. Pucha, mi amigo Gary tiene mucha razón. Me voy preocupada. Cuídense.

VOLVER A LA PORTADA DE TROME.PE

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.