El Día de la Madre, una fecha más que especial. (Foto: Marca)
El Día de la Madre, una fecha más que especial. (Foto: Marca)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un arroz con pato a la chiclayana con salsa criolla y, para tomar, un emoliente tibiecito. “María, mañana celebramos el en medio de una que está matando a miles de personas en nuestro país. Aunque se habla de un ligero descenso de muertos y contagiados, eso no debe ser ningún consuelo, pues al día más de trescientas personas pierden la vida.

MÁS INFORMACIÓN: LAS MEJORES FRASES POR EL DÍA DE LA MADRE

Es como si a diario se estrellaran tres aviones con todos sus pasajeros. Una verdadera desgracia. Por eso, la mejor forma de demostrarle amor a la mamita, si ya no vivimos con ella, es aguantándonos las ganas enormes de abrazarla. De lejitos se les debe dar un beso, pues la mayor alegría debe ser mantenerlas sanitas. ¡Que nos duren el mayor tiempo posible! Para quererlas, para mimarlas, para decirles que las amamos, para cuidarlas.

Los que viven con mamá deben estar conscientes de la inmensa suerte que tienen, pues podrán hacerles cariños cuantas veces quieran, sin límites. La crisis que está atravesando el país por culpa del letal virus debe hacernos valorar a nuestros seres queridos y, en especial, a la viejita, pues la pandemia nos ha demostrado la fragilidad de la vida.

Cuántos peruanos hemos perdido un ser querido, un amigo, un compañero de trabajo, un conocido. Por eso, no entiendo a los que hacen sufrir a la madre, a esos que la angustian, que le amargan la vejez que debería ser dulce. Nadie más que una madre para querernos. Fue ella quien nos trajo al mundo con dolor y nos cuidó, desvelándose cuando tuvimos fiebre.

MÁS INFORMACIÓN: DÍA DE LA MADRE, LAS MEJORES TORTAS PARA UN DÍA MUY ESPECIAL

Fue mamá quien nos enseñó primero, con amor y paciencia, a leer y escribir. Fue ella quien disfrutó más que nadie en el mundo con nuestros pequeños éxitos y alegrías, del mismo modo como nadie más que ella sufrió con nuestras penas y fracasos. Siempre escuchamos que ‘madre solo hay una’ y es cierto. Por eso, mañana:

  • Salúdala con afecto. Pero puede ser mediante una videollamada o por teléfono. Tu madre comprenderá que no te acercas para cuidarla.
  • Todos los días es su día. No cometas el error de decirle que la amas y demostrarle tu amor solo en esta fecha o en su cumpleaños. Procura darle felicidad los 365 días del año.
  • Enseña con el ejemplo. Si tienes hijos, haz que se interesen por su abuelita, que establezcan una relación cercana.
  • Lleva una buena vida, sé responsable, ocúpate de los tuyos, cumple tus obligaciones. Ahorra, trabaja de forma honesta. Todo esto dará alegría a tu madre”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.