Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

‘El Día del Partidor’

El abogado Pancholón timbró al Chato Matta, para juntarse en su point privado y celebrar el ‘Día del Partidor’.

Seño María

dddd

Con un Cartavio XO, Coca Cola y tequeños, Pancholón y el Chato Matta celebraron el 'Día del Partidor'.

Más sobre:

Seño María

El Chato Matta llegó al restaurante por su chanchito al palo bañado en cerveza con sarsita criolla y papitas al horno. “María, el gran Pancholón me timbró a la medianoche. ‘Chatito, no seas malo, la noche es joven, qué haces encerrado en tu casa. Baja urgente a mi point privado, tenemos una botellita de Cartavio XO, hielo, Coca-Cola y unos tequeños. Además, recuerda que el primer domingo de octubre se celebra el ‘Día del partidor’.

La música retumbaba en el local y el gordito cantaba a todo pulmón uno de sus temas preferidos de ‘El Canario’: ‘Los amores que he tenido, pasa el tiempo y yo lo vuelvo a recodar./ Son momentos que he vivido,/ situaciones imposibles de olvidar./ Emociones que sentí/ porque siempre yo al amor le dije sí./ Mis amores, yo lo sé,/ son amores que jamás olvidaré./ No me preguntes cuál ha sido mi error/ a todas ellas les entregué el corazón./ No me pregunten con quién fui más feliz,/ no se lo voy a decir,/ no se lo puedo decirrrrr...’.

-Chato, lo veo mal al doctor Chotillo. Está pagando capricho con una venezolana que tiene marido, es un zambo de 1.80 que ya le apuntó la placa. Está jugando con fuego. El médico de los peloteros está confundido, pierde la cabeza fácilmente, se regala y no mide las consecuencias. Chato, ahora la calle pica, es como campo minado, hay que saber latear. No te voy a mentir, los genes de ‘partidor’ los llevo en la sangre, he destruido relaciones y hogares, y sé que tarde o temprano me van a pasar la factura, pero te voy a dar unos tips para que los reconozcas. Apunta para tu libro, hijo.

- El partidor está en todos lados, generalmente en tu entorno y no le importa el apellido, la sangre, la amistad. Es un ‘monstruo de diez cabezas’.

- Hay dos clases: los atropelladores, que no tienen miedo de irse al suelo, son los que van a casas de familia y esperan un sajiro para ‘atacar’.

- También están los que la pegan de buenitos y comprensivos, que en sus casas son los ‘hombres perfectos’ y hasta les lloran a sus mujeres, pero salen a la calle y se transforman.

- Es como una enfermedad, hay grados, son como el cáncer, lo único malo es que aquí no hay quimioterapia que los cure. Ese ‘gusanazo’ que tienen en el estómago y el dengue son incontrolables.

- Ven mujer ajena y se excitan, transpiran, se tuercen, virolean y creen que todas se les regalan, les hacen juegos de luces.

- El partidor y el ‘paño de lágrimas’
por lo general son idiotas, pero muy peligrosos, Hay de los que ‘tiran maicito’ por todos lados, también los que avanzan cuando les dan un cachito y los que abusan de su cargo, el poder y el dinero.

- Generalmente, este tipo de personas tienen traumas y cachitos en su cabeza, y lo que hacen es una manera de liberarse, su catarsis”. Me voy, cuídense.

Cargando siguiente contenido

Portada