El placer de leer
El placer de leer

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un ají de gallina con arrocito blanco, rodajas de huevo, aceituna de botija y, para tomar, una jarrita de agua de manzana.

“María, mi sobrino se la pasa todo el día pegado al celular, chateando y viendo las redes. En mis tiempos, los profesores del colegio nos hacían leer varios libros cada año, costumbre que se está perdiendo cada vez más. Hoy, debido a la pandemia, la educación virtual ya es una realidad en el país. En poco más de un año, tanto profesores, alumnos y padres de familia se han adaptado a esta nueva forma de enseñanza. Como consecuencia, los chicos se pasan varias horas ante la computadora, la laptop o el celular para seguir sus clases y hacer las tareas. Llámame antiguo, si quieres, pero sigo pensando que no hay nada como agarrar un libro para aprender bien o disfrutar de una buena lectura. Algunos beneficios de la lectura y de los libros en papel:

  • Abrir un libro nuevo es una sensación única, repasar cada página con emoción y hasta coleccionar los separadores de libros que dividen cada hoja forman parte de las experiencias de tener una obra en casa. Además, posee la ventaja de tener ediciones especiales, que incluyen, a veces, las firmas de tus escritores favoritos.
  • Es el regalo perfecto para un amigo o el ser querido. No depende de ninguna conexión a internet ni baterías, por lo que puedes llevarlo a donde sea y disfrutarlo cuando quieras.
  • Hay menos riesgos de sufrir problemas oculares, como sí los hay con la pantalla de la computadora, que causa un mayor cansancio. Además, las pantallas electrónicas emiten radiaciones que también afectan a la piel.
  • Para leer un libro busca iluminación adecuada. Así no forzarás tu vista. También es importante estar en un espacio tranquilo en el que te sientas cómodo y no te desconcentres.
  • Lee delante de tus hijos. Es mucho mejor que te vean agarrando un libro, a que les insistas que lean. Seguro que así comenzarán a imitarte. Recuerda que se enseña con el ejemplo.
  • La lectura estimula la imaginación. Una novela, una historia hace que cada lector dibuje en su mente a los personajes, lugares y situaciones desde su personal punto de vista. A diferencia de la televisión, que te da las imágenes ya construidas.

Sea como fuera, lo importante es impulsar la lectura en casa. Ya sea en un libro de papel o en formato digital”. Qué buenos consejos. Gary tiene razón.

Me voy, cuídense.