El estudio es el único camino que conduce al éxito

Gary y María conversan sobre la importancia de estudiar.

la seño maria

Gary y María conversan sobre lo importante que es estudiar.

Gary y María conversan sobre lo importante que es estudiar.

Más sobre:

La Seño María

Mi amigo Gary, el fotógrafo, llegó por su seco de cabrito con frejoles, su ensaladita de cebolla con ají limo y su jarra de emoliente fresquecito. “María, es bien difícil ingresar a la Universidad Nacional de Ingeniería, pues solo los ‘cráneos’ en matemáticas tienen chance de aprobar el examen y alcanzar un cupo. El joven Andrés Fabián Salinas, de 16 años, no solo consiguió una de las vacantes de la UNI, sino que lo hizo ocupando el primer puesto. Pero no solo eso, pues también logró el primer lugar en el examen de admisión de la Pontificia Universidad Católica del Perú, donde ingresar también es bien ‘tranca’, como dicen ahora los muchachos. Este joven es campeón mundial de química y ha ganado muchas medallas. Ha logrado todo eso en base a voluntad, dedicación y disciplina. Ese es el único camino que conduce al éxito, pues quien no tiene convicción, no cree en sí mismo y tampoco le pone esfuerzo ni asume los retos con responsabilidad, lo más probable es que consiga el fracaso. Ello requiere de entrega y pundonor, de sacar fuerzas de flaqueza y muchas veces del sacrificio de actividades placenteras como el descanso, el juego y la diversión.

A veces son mayores los obstáculos que hay que vencer. Un ejemplo es Juan Taco López, otro joven de 16 años, que vive en las faldas del cerro Nocheto (Santa Anita) y también ocupó el primer puesto en la UNI, pero en la modalidad de mejores alumnos de los colegios. Su padre es taxista y su mamá vende abarrotes en un puesto del mercado, son humildes, pero le han dado a su hijo el mejor regalo: una buena educación. Las carencias, las adversidades y las piedras en el camino muchas veces son una especie de resorte que impulsa a las personas a esforzarse más para lograr sus metas y objetivos. Ese trabajo y esa lucha no se detienen con el ingreso a la universidad, un instituto o algún otro logro, pues deben acompañarnos en todo el camino que recorreremos en nuestra vida. Los ‘cachimbos’ de las universidades tendrán que seguir estudiando, pero no solo para sacar buenas notas, sino principalmente para aprender los temas relacionados con las carreras que eligieron. Allí la vocación es muy importante, pues tiene que ver con nuestros intereses, capacidades e identificación con tal o cual actividad laboral. Se requiere de un estilo y un método de estudio para seguir avanzando en la actividad estudiantil tanto dentro como fuera de las aulas. Bien lo decía Albert Einstein: ‘Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber’”.

Tiene razón mi amigo Gary, para triunfar hay que luchar. Me voy, cuídense.

Ir a portada