Enseña valores a tus hijos

Gary y María conversan sobre la enseñanza de valores. 

Padres con sus hijos.

d

¡Enséñae valores a tus hijos!

Más sobre:

Crianza de hijos

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un arrocito chaufa con trozos de huevo frito, carne de res y salchicha, cebollita china y rocotito, acompañado de un emoliente. “María, en estos tiempos predomina la idea de que siempre se debe ser el primero para ser exitoso. Para lograrlo, muchos creen que causar daño al prójimo está justificado. Pero se equivocan, porque para tener éxito, no solo en un ámbito, como el trabajo, sino en la vida, hay que ser buenas personas. Expertos señalan que es difícil que una mala persona sea un excelente profesional, pues no tiene ética ni se compromete en alcanzar logros que no lo hagan protagonista. Eso no significa que una mala persona esté condenada a ser un mal profesional, pero no podrá alcanzar la excelencia de otro con sus mismas condiciones académicas y buen comportamiento. Ser una buena persona es actuar con integridad, siguiendo principios éticos. Navegando por Internet, encontré un video aleccionador. Está en Facebook. La protagonista es Ariana Luterman, de 17 años, que corría un tramo de la Maratón de Dallas. Cuando estaba a unos 30 metros de la llegada, se topó con Chandler Self, una psiquiatra que iba en primer lugar, pero que se desmoronó por el cansancio. Ariana podía ganarle, pero se detuvo a ayudar a su rival, a quien levantó del suelo una y otra vez y la sostuvo hasta hacerla llegar primero. Chandler ganó la prueba y Ariana dio a todos una gran lección de humanidad. Demostró que no se necesita ser siempre el primero para tener éxito. Todos queremos hijos íntegros, que no roben, no mientan ni estafen, que no hagan daño a los demás y que respeten las leyes. Y siguiendo esa conducta, alcancen un nivel económico que les permita vivir bien. En síntesis, queremos que sean felices. Así que aquí van algunos consejos de los especialistas para educarlos bien, pero recuerda que se enseña con el ejemplo:

- Fomenta en ellos, desde chicos, valores como la disciplina, que es la capacidad de actuar de forma ordenada, con planificación y perseverancia para lograr un propósito. Les hará más fácil desarrollar tareas en todo ámbito (estudiantil, familiar, deportivo, laboral).

- Enséñales otros valores como la responsabilidad (a cumplir sus deberes), generosidad (compartir sin esperar nada a cambio), compromiso (con los demás), gratitud (agradecer por las cosas grandes y pequeñas de la vida), honestidad (ser sincero, admitir errores), tolerancia (respetar a los demás y exigir que lo respeten) y humildad (que no se crea superior a nadie).

- Incúlcales el amor por los estudios. Las personas mejor preparadas, con mayores conocimientos, tendrán más posibilidades de alcanzar sus metas en la vida”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Ir a portada