Trabajo: ¿qué habilidades debes tener para ser un profesional competente?

Gary y María hablan de las habilidades que son buenas para el trabajo

Trabajo

Existen ciertos comportamientos que debes cultivar al momento de saludar, contestar el teléfono o responder los correos.

Debemos tener en consideración los consejos de Gary.

Más sobre:

Trabajo

Mi amigo Gary llegó por su pato en ají, el plato emblemático del norte chico y más antiguo que el chancho al palo, con sus yucas sancochadas y su jarrita de chicha morada. “María, el campo laboral es cada vez más competitivo. Además de una buena preparación técnica o universitaria, se requiere de una formación complementaria que nos permita tener éxito y marcar la diferencia. Se trata de muchas habilidades sociales como la interrelación con los demás, escucha activa, persuasión y capacidad de comunicación, que pueden ampliarse o modificarse de acuerdo al perfil profesional y las necesidades del puesto. También son necesarias habilidades profesionales como trabajo en equipo, liderazgo, negociación, racionalización, buen criterio, capacidad de síntesis, innovación creativa e iniciativa. Y entre las aptitudes personales están, por ejemplo, el respeto, la calma, la sinceridad y la elegancia. Aquí te dejo algunos consejos para ser un profesional competente.

- Aprender a aceptar las críticas: La mejor forma de evitar las críticas es escucharlas, reflexionar sobre ellas e introducir los cambios necesarios para que no se vuelvan a repetir.

- Flexibilidad y adaptación: Los cambios nos obligan a estar siempre actualizados, atentos a las nuevas demandas y necesidades. El aprendizaje debe ser constante.

- Capacidad de decisión: Si surge algún problema, tenemos que buscar la solución para resolverlo. Esta habilidad es muy reconocida.

- Motivación y confianza: Debemos tener una buena dosis de confianza en nosotros mismos. Mentalizarnos de que somos capaces de lograr las metas y objetivos.

- Valores éticos: No se pueden olvidar los principios morales más básicos. Son muy reconocidos en un mundo cada vez más complicado, donde a veces hay sospecha y la desconfianza.

- Soportar la presión: Hay que controlar las situaciones de estrés y mantener la calma.

- Trabajar en equipo: La colaboración y la coordinación con los demás compañeros son requisitos cada vez más importantes. El trabajo es como una orquesta, un solo músico puede arruinar el trabajo del resto.

- Planificación: El manejo o gestión del tiempo es imprescindible para cumplir con las tareas. Para ello se precisa de disciplina, constancia y conciencia de hasta dónde pueden llegar nuestras capacidades.

- Habilidades comunicativas: La habilidad de relacionarse y mantener una comunicación fluida es esencial para el correcto desempeño.

- Positivismo: Permite el trabajo en equipo y aumenta la productividad al generar un buen ambiente laboral”. Gary tiene razón, qué buenos consejos. Me voy, cuídense.