Importancia del ahorro

El fotógrafo Gary y la Seño María te dan tips para ahorrar y no pasar apuros económicos.

Ahorro

Más sobre:

Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un cebichazo y un chaufa de mariscos con cremita, rocoto en rodajas y una jarrita de maracuyá. “María, todos tenemos planes, proyectos a corto, mediano y largo plazo y, para llevarlos a cabo es fundamental el ahorro. Son muchas las ventajas de guardar el dinero, como poder comprar algún bien sin endeudarse. Muchos bancos ofrecen créditos para comprar hoy y luego pagar en partes, pero casi siempre con elevados intereses. A continuación, algunos consejos de expertos para ahorrar, así como las ventajas de hacerlo:

A veces, lo más difícil de ahorrar es comenzar a hacerlo. Primero define cuánto gastas. Debes hacer un seguimiento de todos tus egresos: desde el té que tomas hasta la gasolina, electricidad, agua, compras para la cocina, pensiones de estudio y otros pagos.

Haz un presupuesto: Cuando sepas cuánto gastas, podrás limitar tus gastos excesivos y así establecer una cantidad para afrontar esos egresos.

Comienza a ahorrar. En tu presupuesto incluye el capítulo de ahorro, al que debes asignar del 10 a 15 por ciento de tus ingresos netos. Si gastas mucho y no puedes ahorrar, comienza a recortar tus egresos no esenciales, como entretenimiento o comer afuera.

Establece metas: Una excelente forma para ahorrar es plantearte qué quieres hacer con ese dinero. Puede ser la compra de un auto, una casa, vacaciones, los estudios universitarios de tus hijos, tu jubilación. Para ahorros a largo plazo, elige una institución financiera formal que pague el mayor interés posible.

VENTAJAS:

Si se ahorra desde joven , se podrá tener un mejor futuro financiero, lo que implica una vida tranquila, sin sobresaltos económicos.

Permite alcanzar nuestras metas sin endeudarnos demasiado. Puede ser la compra de una casa.

Las ganancias fijas permiten pagar los gastos fijos y cotidianos. Pero con los ahorros podemos afrontar gastos extraordinarios sin pedir préstamos.

Es una protección. Por ejemplo, si disminuyen nuestras ganancias por la pérdida del trabajo o porque nos enfermamos.

Si tenemos una buena cantidad ahorrada se pueden realizar inversiones inteligentes que podrían elevar nuestro dinero de forma sustancial.

Si con el tiempo tu dinero ahorrado genera más ingresos que tu trabajo (algo que no es fácil de lograr), podrías empezar a retirarte de tu trabajo regular para emplear tu tiempo en administrar tus ahorros”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Ir a portada