A seguir el gran ejemplo de Kimberly García, (AFP)
A seguir el gran ejemplo de Kimberly García, (AFP)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un estofado de pollo con sus lentejitas y, para tomar, cebadita tibia. “María, el Perú está sumergido en una etapa de

TE VA A INTERESAR: EL CHATO Y CARITO

Esto es culpa, evidentemente, de este nefasto e inepto gobierno, pero también de la situación internacional tras la pandemia y la guerra entre Rusia y Ucrania, que alteró la producción e importación de productos tan importantes para nosotros como la harina de trigo, cebada, gas y gasolina.

Por eso ha subido el pan, el pollo, la gasolina y la leche. Todo parece ir mal, pero siempre, en toda crisis, hay una oportunidad. Y por eso hoy quiero dirigirme a los jóvenes. Muchos de ellos ya salieron de estudiar en la universidad o el instituto y no encuentran trabajo. O, pese a haber egresado de los colegios, aún no se deciden en estudiar porque lo ven como algo difícil.

EL EJEMPLO DE KIMBERLY GARCÍA

Yo les quiero decir que miren el ejemplo de nuestra atleta que acaba de ganar ¡dos medallas de oro! en el Mundial de Atletismo de Oregon, Estados Unidos. La huancaína, de 28 años, tuvo que aplazar sus estudios universitarios para seguir con su meta de ser la primera marchista del mundo, y lo está logrando.

La lección, entonces, es que hay que perseverar en todo. El mundo no es fácil. Siempre encontraremos piedras en nuestro camino, pero como dice el final del hermoso poema de William Ernest Henley, ‘Invictus’: ‘Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma’.

Es decir, solo está en nosotros y en nadie más progresar o caer. Ese poema lo leía todos los días de los 29 años que permaneció preso en una isla-prisión el gran

Y miren, no solo logró ser presidente de su país, sino liderar en el mundo entero el movimiento contra el llamado ‘apartheid’. Joven, no dejes de soñar. Las grandes obras nacen con un sueño. Aquí te dejamos algunos consejos para que sobresalgas en la vida:

  • Reconoce tus debilidades y fortalezas. Y también tu vocación. Parte de lo pequeño a lo más grande.
  • Convéncete de que solo tú puedes conseguir lo que soñaste. Probablemente te encontrarás personas buenas que te den un empujoncito, pero básicamente está en tus manos lograr tus objetivos.
  • No tener dinero jamás será un pretexto para no estudiar. Hoy hay créditos universitarios, becas o universidades nacionales muy prestigiosas.
  • Establece las prioridades en tu vida. ¿Diversión o estudio? Tampoco son excluyentes. Siempre debe haber un espacio para el relax.
  • Si hallas un inconveniente, que eso no te deje rendir. Sigue con todo.
  • Lee mucho, investiga. Despierta tu creatividad. Arriésgate. Estás en la etapa de hacerlo”. Pucha, mi amigo Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

MÁS INFORMACIÓN:


tags relacionadas