La dieta mediterránea es un buen punto de partida para una alimentación sana.
La dieta mediterránea es un buen punto de partida para una alimentación sana.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó a mi restaurante por su crema de verduras, encebollado de hígado y, para tomar, naranjada heladita.

“María, en estos tiempos la mayoría de los alimentos que se consumen en casa vienen procesados y con elementos químicos, lo cual es perjudicial para nuestro organismo. Atrás quedaron las épocas en que las mamitas iban al mercado y todo lo que traían a casa para el almuerzo o la cena era ‘de la chacra a la olla’.

Me acuerdo de que la patrona de la casa nos hacía pescadito frito, arroz blanco y sarsa, así como sopita de menudencia. Y almorzábamos con chicha morada, limonada o juguitos. Muy de vez en cuando, solo en feriados o cumpleaños de alguien, tomábamos gaseosas en botella de vidrio. Nada de esas sopas en lata o deshidratadas que venden ahora en los supermercados. Y la leche era cien por ciento leche. Cuando la hervíamos salía bastante nata que yo comía con el pan, como si fuera requesón. Mi papá y mi viejita iban todos los domingos al mercado mayorista y traían canastones de verduras, papas, carnes y frutas para la semana. Nada era envasado, solo el aceite. Pero de un tiempo a esta parte, nuestra dieta cambió. Hoy consumimos alimentos trans, modificados genéticamente o procesados con otros ingredientes. Además, los agricultores cada vez más necesitan de pesticidas y herbicidas para mejorar sus cosechas. Todo eso nos hace mal a la larga. Alimentarnos bien es preocupación de todos los días. Especialmente a los niños, a fin de que crezcan fuertes y en la plenitud de sus facultades.

Pensando en ellos les traigo algunos tips de alimentación saludable:

1.- Toma suficiente agua. Evita las gaseosas o zumos de frutas envasados, que tienen mucha azúcar y otros tipos de insumos que no le hacen bien a tu organismo.

2.- Come una porción de grasas saludables cada día. Estas pueden ser aceites de oliva, girasol, soya y maní.

3.- Vigila la porción de grasas saturadas. Las grasas saturadas, con las que están hechos la mayoría de productos, son nocivas y provienen generalmente de productos alimenticios animales.

4.- Nunca te olvides de las frutas. Son fundamentales para la digestión. Los nutricionistas recomiendan comer frutas y no mucho el jugo, pues comiendo frutas se aprovecha la fibra.

5.- El exceso de sal en la dieta incrementa la presión arterial, causando aproximadamente el 30 % de hipertensión. Representa un posible carcinógeno para el cáncer gástrico y está asociada con la insuficiencia renal y la osteoporosis.

6.- Agrega siempre proteínas en tu plato. Estas las encuentras en el pescado. pollo, huevos, leche, carne de res, yogur y almendras.

7.- Come más verduras y frutas frescas”. Mi amigo Gary tiene razón, la alimentación es importante.

Me voy, cuídense.