Terminó la cuarentena (GEC)
Terminó la cuarentena (GEC)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante para llevarse un seco de res con frijoles, arroz bien graneado y, para tomar, una chicha morada fresquecita. “María, desde hoy la mayoría de negocios abrirá sus puertas, aunque con el aforo reducido. Después de varios días de una cuarentena que fue mortal, pues numerosas pequeñas empresas terminaron de quebrar, se espera que desde ahora se empiece con la recuperación de la economía.

Será una tarea muy complicada y dolorosa, con incontables hombres y mujeres que perdieron el trabajo y tuvieron que pasar a la informalidad. Hoy más que nunca hay que trabajar, pero además hay que hacerlo con muchísimo cuidado para no contagiarse del mortal virus que sigue matando a diestra y siniestra.

Porque infectarse en este momento es quedar a merced de la suerte. Si eres asintomático o solo haces síntomas leves, en buena hora. Pero si eres de los casos que se hacen graves, entonces sí tendrás serios problemas.

No hay camas libres en los hospitales, menos en las Unidades de Cuidados Intensivos y, encima, el oxígeno escasea. Los ‘buitres’ venden un balón lleno en tres mil soles, 4 mil o más. Por eso lo mejor es no enfermarse, pues nadie, ni siquiera los más jóvenes, saben cómo van a reaccionar a la enfermedad. Algunos consejos de bioseguridad de los expertos para el papito, la mamita que salen a la calle a ganarse el pan para sus hijos:

  • Usa mascarilla siempre. Con las nuevas cepas del virus, mucho más contagiosas, los médicos recomiendan ponerse dos mascarillas. Hay que colocarlas de forma correcta, pues de nada sirven si no cubren bien la nariz y boca.
  • En el transporte público. Además de mascarillas, es imprescindible colocarse el escudo facial en el bus, la combi o el tren. Son lugares pequeños en los que hay más personas. El virus también entra al organismo por los ojos. Asimismo, hay que abrir las ventanas y alejarse de los demás. Si un carro está con muchos pasajeros, es mejor no abordarlo.
  • Distancia social. Evitar los lugares donde hay aglomeraciones. Si una tienda, un restaurante tiene mucha gente, no se debe ingresar. Lo mismo pasa en los puestos del mercado. Si hay varias personas comprando, preferible es regresar después.
  • Proteger el puesto de trabajo. Miles de personas se dedican al comercio, así que si se tiene un puesto en el mercado, la galería u otro espacio, hay que colocarle láminas de plástico para impedir el contagio entre vendedores y clientes. Los comerciantes deben tener alcohol y tapices para la desinfección de los zapatos”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.