La Seño María: La Ómicron en el Perú. (Foto: Violeta Ayasta / GEC)
La Seño María: La Ómicron en el Perú. (Foto: Violeta Ayasta / GEC)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por su encebollado de hígado, aguadito de pollo y, para tomar, jugo de maracuyá helado. “María, la llegada de la variante ómicron del coronavirus ha metido harto miedo. Ayer se anunció que causó la primera muerte en Estados Unidos, país donde más del 60 por ciento de los contagiados tienen esa cepa llegada de Sudáfrica.

Más información: Juliana Oxenford rechazó invitación de Pedro Castillo para reunirse con él en Palacio de Gobierno

En el Perú, en pocos días pasamos de cuatro contagiados a varias decenas. Para evitar que se inicie la tan temida ‘tercera ola’, el Gobierno decidió a último momento ampliar el toque de queda de 11 de la noche a 4 de la madrugada para Navidad y Año Nuevo. Asimismo, se reduce el aforo de los locales comerciales de 80 a 60 %, con el objetivo de reducir las aglomeraciones de gente, uno de los factores de contagio. El ministro de Salud, Hernando Cevallos, igualmente anunció que ya no tienen que pasar cinco meses sino solo tres para que las personas se pongan su tercera dosis. Asimismo, deslizó la posibilidad de que la población necesite una ¡cuarta dosis! para estar protegida.

Por eso, desde aquí, le recordamos a la población seguir tomando en cuenta las recomendaciones del Ministerio de Salud, en cuanto a la distancia social, lavado de manos y uso de mascarilla KN-95 o doble mascarilla quirúrgica. Las nuevas medidas han generado una lógica molestia no solo de los usuarios, sino también de los negocios, en especial de aquellos que habían organizado reuniones masivas para festejar la Navidad o la llegada del nuevo año. También los restaurantes o tiendas de venta de artículos navideños, pues ahora dejarán de trabajar mucho antes de lo previsto, con el previsible impacto en sus ventas. Los taxistas, que en estas fechas solían hacer su agosto con las carreras de último momento o para llevar a los fiesteros de regreso a sus casas, lamentan lo que está pasando.

En general todos pierden, aunque lo importante es seguir con vida. Pero no se crea que esto solo sucede en el Perú. En la desarrollada Europa, por ejemplo, muchos países, como Reino Unido, Alemania o Austria, han decretado nuevamente el confinamiento, pues el porcentaje de enfermos se elevó de manera exponencial en pocos días con la ómicron. Es que no es solo que la gente se enferma, sino que abarrota los hospitales, la mayoría en la Unidad de Cuidados Intensivos, paralizando el país. Todos rezamos para que de una vez por todas esta peste se acabe. ¡Entramos al tercer año de pandemia y ya nos estamos cansando!”. Pucha, mi amigo Gary tiene razón. No hay que bajar la guardia. Me voy, cuídense.

MÁS INFORMACIÓN:


tags relacionadas