Los hijos y el divorcio
Los hijos y el divorcio

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una sopita de pollo, lentejas con chuletas y, para tomar, jugo de piña Golden. “María, los matrimonios ya no son como antes: para siempre. Los juzgados en lo civil y notarías están repletos de casos de parejas que buscan deshacer su vínculo matrimonial por múltiples razones. Algunos por infidelidad, por maltrato familiar, por incompatibilidad de caracteres y hasta por falta de dinero. Bueno, uno puede hacer con su vida lo que quiera, mientras no perjudique a nadie. Y eso que ahora la gente se casa ya madurita, por arriba de los 30 años, no como antes que a veces la novia era casi una niña. O sea que los que deciden casarse se supone que lo han pensado bien y creen estar enamorados. Todo bien con ellos, pero la cosa cambia cuando hay hijos de por medio. Me ha sucedido a mí.