Disfruten de la naturaleza. Saca a tu familia cada vez que puedas. Los ejercicios los pueden hacer en casa y al aire libre.
Disfruten de la naturaleza. Saca a tu familia cada vez que puedas. Los ejercicios los pueden hacer en casa y al aire libre.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por unos tallarines rojos jugositos con su presa de pollo parte muslo, al costado cremita a la huancaina y, para tomar, una manzanilla calientita. “María, las restricciones por la pandemia en los últimos tres años, así como el mayor uso de celulares y tablets para estudiar, ha hecho que muchos chicos se conviertan casi en unos perezosos y rehuyan los ejercicios físicos.

MIRA: Fuera los pegalones

Como si fuera poco, la televisión por cable y hasta el streaming, que te ofrecen cientos de películas y otros contenidos realmente interesantes, han ahondado esta situación. Los muchachos hoy solo quieren estar prendidos del celular para chatear con los amigos, o se la pasan jugando en línea o mirando la tele. Entonces, hay mayor riesgo de que se vuelvan sedentarios.

Con ese estilo de vida aumenta el riesgo de que padezcan, a corto o largo plazo, males no transmisibles como la diabetes, obesidad, enfermedades del corazón y otros. Recuerdo que antes, cuando era un chiquillo, la vida era más simple, pues no habían internet ni celulares. Tampoco existía el cable. Solo teníamos la televisión nacional, que eran unos cuatro o cinco canales.

Entonces leíamos más libros y, cuando no estudiábamos, la pasábamos jugando pelota con los amigos. Los padres tenemos la responsabilidad de evitar que nuestros hijos caigan en las garras de la dependencia de las pantallas electrónicas. Una buena forma es motivándolos a que practiquen algún deporte. Algunos consejos de los expertos para que lo logres:

- Presta atención a lo que tu hijo desea. No todos los niños aman los deportes, así que mira qué actividad física lo motiva. Puede ser alguna forma de baile o simplemente que monte bicicleta. Promueve el ejercicio como una actividad divertida para él.

- Reduce el tiempo en la computadora. Calcula el tiempo que tu hijo ocupa en hacer las tareas, viendo la televisión o navegando en internet. Reduce el tiempo de estos dos últimos para que pueda realizar actividad física.

- No lo presiones. Está bien motivarlo a ejercitarse, pero no lo obligues a realizar actividades en las que no pueda participar o no le gusten. La actividad física no debe ser una carga.

- Disfruten de la naturaleza. Saca a tu familia cada vez que puedas. Los ejercicios los pueden hacer en casa y al aire libre. Jugar en el patio o caminar por el barrio. El ejercicio hará que todos se sientan mejor, mientras el aire fresco y la luz mejoran el estado de ánimo.

- Da el ejemplo. Si quieres que tus hijos hagan ejercicios, enséñales con el ejemplo. Si te observan solo mirando la televisión en tu tiempo libre, es muy probable que te imiten.

- Explícales los beneficios de hacer deporte. Si se convencen de que crecerán más fuertes y sanos si realizan actividad física, entonces tendrán una mayor motivación”.

Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

MÁS INFORMACIÓN: