Lucha por tus sueños.
Lucha por tus sueños.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una sopita de morón y una milanesa de pollo con arrocito blanco y ajicito molido.

“María, la vida está llena de obstáculos que hay que superar. Para alcanzar lo que uno desea de manera honesta, debe esforzarse y luchar sin tregua. Las alegrías, triunfos, derrotas y decepciones son parte de la vida, así que hay que saber manejarlos. No podemos pretender que todo sea felicidad. A raíz de la pandemia, por ejemplo, muchos peruanos han perdido sus trabajos y sufren porque no pueden darle calidad de vida a sus familias, pero no se dejan vencer. Los peruanos somos trabajadores, buscamos reinventarnos para salir adelante, pero no es fácil.

A continuación, algunos consejos para actuar de forma positiva ante las frustraciones:

  • Nada dura para siempre: Los malos momentos pasarán y llegarán días mejores. Así que no te desanimes ni te hundas en la tristeza o depresión. Levanta el ánimo.
  • Afronta la adversidad con humor: Busca reírte de los problemas y hasta sacar una broma de ellos. La risa debe ser tu mejor aliada porque te ayudará a mantenerte optimista y a enfocarte en los aspectos positivos de las situaciones.
  • Busca la ayuda de los demás: Cuando pases por un momento complicado, tu primer objetivo debe ser superarlo. A veces se puede solo, pero otras es más fácil hacerlo con el apoyo de los seres queridos, de un buen amigo e incluso de un profesional.
  • Ten un plan B: Una de las enseñanzas más grandes que el fracaso puede dejar es la importancia de la planificación. Siempre hay que apuntar al éxito, pero circunstancias ajenas pueden cambiar nuestros planes. Contar con otras alternativas o posibilidades nos da margen para actuar con más calma.
  • Gana en conocimiento: Los fracasos ayudan a mejorar, pues eres testigo de primera mano de lo que no funciona. Fracasar te hace más atento a las circunstancias, te abre las puertas al análisis para que comprendas qué no funciona.
  • Ganas en experiencia: La experiencia no tiene precio. Cambia la manera en cómo pensamos, percibimos al mundo y manejamos diferentes circunstancias. Ayuda a reflexionar sobre las cosas que podemos controlar y las que no.
  • Desarrollas resiliencia: Es la capacidad que una persona tiene de recuperarse frente a la adversidad. Mientras más fracasemos, más resilientes nos volvemos. Esta capacidad nos ayuda a sobreponernos más rápido de las situaciones adversas.
  • Mantente siempre tenaz: No renuncies a tus objetivos, debes ser perseverante y luchar siempre por ellos. Busca una motivación que te ayude a mantenerte firme”.

Qué buenos consejos. Me voy, cuídense.


TE PUEDE INTERESAR: