Hay que seguir cuidándonos en estas fiestas navideñas. (@photo.gec)
Hay que seguir cuidándonos en estas fiestas navideñas. (@photo.gec)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por su cachema frita, arroz, ensalada fresca y, para tomar, limonada frozen. “María, los grandes emporios comerciales como Gamarra y Mesa Redonda iniciarony los llamados ‘retails’.

Esta Navidad promete ser diferente a la última, que la tuvimos que pasar encerrados por, pues aún no empezaban las jornadas de vacunación y la gente se moría a montones. Ayer, en un recorrido por Mesa Redonda, se vio las galerías repletas de compradores, sobre todo de regalos y adornos navideños. Y por las noticias vi que la gente está adelantando la adquisición de regalos para los niños, en previsión de que suban de precio.

En otros puntos de Lima, también se observa a esforzados comerciantes, ambulantes o formales, expendiendo sus productos. Es que la epidemia de coronavirus fue como una bomba atómica para la economía de millones de personas en el país. Y por eso muchos, ante la falta de empleo, han decidido parar la olla vendiendo juguetes, arbolitos o cualquier producto.

Mi aplauso para ellos, porque no se sientan a lamentarse o pedir limosna, menos robar, para alimentar a su familia. Las autoridades deberían ser más comprensivas con estos peruanos, que lo único que buscan es trabajar.

Mi recomendación cuando vayan a comprar es que sigan manteniendo los protocolos de bioseguridad para no ser contagiados de coronavirus. Si uno está vacunado no significa que esté inmune o no pueda contagiar. Los vacunados sí pueden enfermarse, aunque sea levemente, así como transmitir la enfermedad.

Hay que tener en cuenta que todavía tenemos en el Perú millones de personas que aún no se han vacunado por distintas razones, porque no creen en esas medicinas, se les pasó la fecha o no tuvieron acceso a las dosis.

Es que a medida que pasen las semanas y la Nochebuena esté más cerca, los peruanos irán en masa a comprar de todo, desde pavos y chocolate hasta ropa y regalos para los niños. Se prevé aglomeración de gente en los centros comerciales, que se convertirán en caldo de cultivo del coronavirus.

Y eso que no les hablo de que miles van a reventar su tarjeta de crédito para adquirir vestuario o artefactos electrodomésticos aprovechando las ofertas. Otros se irán de viaje o harán campamentos donde correrá licor como si fueran ríos. Mesura para todos. Aún no hemos derrotado a la pandemia. Recién estamos vacunando a los niños, imagínense”. Pucha, mi amigo Gary tiene razón. Sigamos cuidándonos. Me voy, cuídense.

MÁS INFORMACIÓN: