Navidad: Gary pide que cuidemos a nuestras familias [FOTOS]

Ante la llegada de la  Navidad, Gary escribe sobre la importancia de la unión familiar. 

Navidad
Navidad
Navidad

Más sobre:

Navidad

Mi amigo Gary llegó por sus costillitas de cerdo al horno con ensalada rusa y su infusión de anís para bajar la grasita. “María, se viene la Navidad, una celebración mundial que simboliza a la familia, la cual es la base fundamental de la sociedad y se podría definir como un grupo de personas que comparten vínculos de sangre, convivencia, parentesco y afecto. Se trata del primer grupo humano con el que tienen contacto las personas apenas nacen. La familia nuclear, que incluye a los padres y hermanos, es más determinante en la vida de las personas y a la vez es fundamental para el desarrollo integral de la sociedad. Esta es la institución más adecuada para transmitir valores como la honradez, la solidaridad, la justicia y la paz, además de ser el ámbito más propicio para el desarrollo de la personalidad. Por eso, tenemos que cuidar a nuestras familias y proteger a nuestros hijos de todo tipo de peligro, de la inseguridad ciudadana, de las enfermedades y de los apremios económicos. Además, procurarles un ambiente de armonía, tranquilidad y paz para su normal desarrollo. Y, claro está, acercarnos a ellos, conversar, almorzar, pasear y hasta jugar juntos, así ya no sean niños. Podemos aprovechar, por ejemplo, los días feriados como hoy, en que se celebra el Día de la Inmaculada Concepción y que, por coincidencia, cae viernes y se junta con el sábado y domingo. Aquí te dejo algunos consejos para padres responsables:

- No mires atrás, sino adelante: Muchos padres cometen el error de criar a sus hijos como ellos fueron criados o comparan sus sufrimientos de niños con las comodidades de las que gozan sus retoños.

- Ponte en el lugar de tu hijo: Trata de saber siempre qué siente y por qué hace las cosas. ¡Compréndelo!

- No te hagas el protagonista: No compitas con tu pareja por el cariño de tu hijo. Por lo general, los niños son más apegados a la madres porque ellas están más cerca de ellos. Eso no significa que no quieran al padre.

- Dedícale tiempo: Cuanto más, mejor. A más tiempo, más contacto, más relación y más unión. Hazlo sentir que es importante para ti.

- Aprende de tu hijo:
En cierta forma, los padres somos niños grandes que hemos olvidados muchas cosas o ignoramos otras, como los avances tecnológicos, por ejemplo. Si te enseñan algo, se refuerza su autoestima.

- Procura dar el ejemplo: Los niños aprenden la mayoría de las cosas por observación e imitación.

- Fortalece la jerarquía familiar: Los hijos sienten mucha ansiedad cuando los papás dudan de su autoridad.

- Crea espacios de diálogo: La comunicación es clave en una familia”.

Mi amigo Gary tiene mucha razón. Me voy, cuídense.