Caracortada, el asesino de Orlando Abreu
Caracortada, el asesino de Orlando Abreu

Mi amigo, el redactor gigantón Barney, pasó por el restaurante para llevarse un sabroso estofado de pollo con arroz blanco. Para calmar la sed, pidió una chicha morada heladita.

“María, anoche vi un escalofriante reportaje del noticiero nocturno de ATV, donde se ven videos de hordas de delincuentes venezolanos que amenazan a los peruanos por el asesinato a sangre fría del comerciante Orlando Abreu, a manos del sanguinario hampón trujillano ‘Caracortada’.

El video de la muerte a sangre fría del norteño no solo motivó una protesta de su cónsul venezolano en el país, sino que ‘encendió la mecha’ y los avezados delincuentes, desde Venezuela, amenazaron con venir a Perú y matar al asesino de su compatriota. El reportaje del noticiero muestra que las amenazas de los sicarios llaneros se han cumplido. Se ven videos, presumiblemente de la frontera en Tumbes, donde estos delincuentes arremeten contra humildes mototaxistas nacionales y les propinan tremenda golpiza, incluso a una mujer, lanzando amenazas de: ‘mata a un peruano y te vas al cielo’. En el mismo reportaje, se ve la respuesta de los delincuentes nacionales. Ellos se han filmado vaciando cientos de balas y el líder, sin máscara, advierte: ‘estas balas son para ustedes, venecos con...’.

La guerra está declarada.

Por eso fui donde mi maestro, el legendario periodista de policiales, ‘El Sonámbulo’, para que me explique este terrible fenómeno: ‘Coleguita -me dijo- para empezar, esta ‘guerrita’ la enfrentan peligrosos delincuentes venezolanos y sus iguales, los ‘apretones’ del Perú, esos que matan, roban y extorsionan en nuestro territorio. No son los centenares de miles de venezolanos que han llegado al país a trabajar honradamente, no podemos meterlos a todos en un mismo saco, y estoy seguro de que ellos también condenan a sus paisanos de estas bandas criminales. La muerte del comerciante en Trujillo, muy condenable, por cierto, es solo un pretexto para ingresar al país y delinquir con total impunidad.

Me sorprende que el ministro del Interior, José Elice, ante esta escalada de violencia, no salga a dar la cara y plantear una estrategia.

Eso es lo malo de poner a un amigo del presidente que trabajó toda su vida en protocolos del Congreso, en un cargo cien por ciento operativo. El recordado ministro Carlos Morán, quien participó en la captura de Abimael Guzmán, hace rato habría ‘recibido’ a los hampones de la tierra de Nicolás Maduro con un contingente de la policía especializada, los ‘Robocops’, y con un avión de la Fuerza Aérea los habría deportado de inmediato, como lo hacía con asesinos, traficantes de droga y asaltantes extranjeros cuando era ministro. José Elice y ninguna autoridad peruana ha protestado por el asesinato de un joven estudiante peruano, al que arrojaron de un puente”.

Me voy, cuídense.