¿Cómo no perder el optimismo? Gary lo sabe

Gary y María hablan de cómo no perder el optimismo. 

La seño María

Conoce estos tips para no perder el optimismo. (Morguefile)

Conoce estos tips para no perder el optimismo. (Morguefile)

Más sobre:

La Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un escabeche de bonito con cebolla crocante, arrocito blanco bien graneado y, para tomar, una chicha morada.

“María, en las calles no solo veo mucha violencia, sino también gente tensionada, con el gesto rígido, de mal humor, casi a punto de explotar. Eso no hace bien. Hay que esforzarnos día a día por ser optimistas, por tener los ánimos siempre arriba pese a los problemas familiares y del trabajo. A continuación, algunos consejos de los que saben para conservar el espíritu alegre.

- Intenta disfrutar todos los días. No cometas el error de pasar esperando el fin de semana para divertirte. Goza de la vida siempre, ¡cada minuto es único!

- Vive el presente. Es bueno hacer planes a mediano y largo plazo, pero no pierdas de vista que es en el presente donde estás construyendo las bases de ese futuro. No te amargues la vida recordando malos momentos. Las experiencias desagradables deben servirte para aprender. No las uses para autocompadecerte.

- Pon pasión en todo lo que hagas. Sean los estudios, el trabajo o las labores domésticas. Si pones ganas, hasta las tareas más simples y ‘aburridas’ te resultarán interesantes y te motivarán.

- Evita alejarte de los que quieres. La familia, los amigos, son importantes para compartir los buenos y también los malos momentos. Preocúpate por ellos.

- No temas al cambio. Si no te gusta tu trabajo o el tipo de vida que llevas, renuévate. Escribe los objetivos que buscas lograr y los medios para conseguirlos. No pierdas la paciencia si nada va como deseas.

- Refuerza tu autoestima.
Ten confianza en tus cualidades y capacidad para afrontar los problemas. Aunque recibas críticas, no te creas menos que nadie.

- Júntate con personas positivas. Esas que siempre aportan con sus comentarios y acciones. Aléjate de los que se relamen con las desgracias ajenas y se dedican a lanzar comentarios destructivos, a hablar mal de los demás.

- No caigas en la rutina. Siempre hay cosas nuevas por hacer y de distinta manera, en todos los aspectos de la vida. Así evitarás el aburrimiento. Dedica tiempo a tus aficiones, haz planes con tu pareja, hijos y amistades. ¡Disfruta de los detalles sencillos!

- Admite tus errores. Aleja la soberbia, pues el que no reconoce que se equivocó, con seguridad repetirá las mismas fallas.

- No envidies. Si alguien vive bien y posee cosas que tú no, no te sientas mal. Al contrario, alégrate por esa persona y piensa que si ella pudo, tú también. Esfuérzate por hacer realidad tus sueños y no te compares con nadie”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.