Lucha por tus sueños

El fotógrafo Gary conversa con la Seño María y aprovecha el caso de Paolo Guerrero para compartirle algunos consejos de los expertos para siempre tener esperanzas y espíritu luchador.

Lucha por tus sueños

Lucha por tus sueños

Lucha por tus sueños

Más sobre:

Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un puré de papas con un bistec a la inglesa jugosito, arroz bien graneado y una limonada. “María, la suspensión del castigo a Paolo Guerrero, que le permitirá cumplir su sueño y el de todo el Perú, de jugar el Mundial de Rusia 2018, es una clara demostración de que la fe mueve montañas y de que unidos se pueden conseguir objetivos importantes. Cuando al principio a Paolo le dieron un año de suspensión, él apeló y le rebajaron la pena a seis meses. Así, convencido de su inocencia, volvió a apelar buscando que lo declaren inocente. Pero le dieron catorce meses con lo que quedaba fuera del Mundial. Comenzó entonces otra batalla legal y hasta se mudó a Europa para pelear por sus derechos. Fue vital que haya unido fuerzas con la Federación Peruana de Fútbol, de la que se había distanciado por considerar que lo había dejado solo al comienzo. Con eso, más el apoyo de su familia, especialmente de su madre doña Peta, y el aliento de todo el Perú, se logró lo que parecía imposible, pues nunca antes se había dado un fallo que suspende el castigo a un futbolista para que dispute un torneo y luego, acabado este, continuar con el proceso. Por eso, este caso, además, marca un precedente que ayudará a otros futbolistas. Este triunfo le pertenece sobre todo a Paolo, pues jamás bajó los brazos, no agachó la cabeza ni se resignó. No dijo ‘esto es injusto, malograron mi carrera’ y se echó a la cama a llorar por su mala suerte. Él dio pelea hasta el final, utilizando todas las armas legales a su alcance y agotando una a una las instancias. Algunos consejos de los expertos para siempre tener esperanzas y espíritu luchador:

* Convéncete de que hay cosas buenas reservadas para ti. Es difícil ser personas esperanzadoras si creemos que el éxito es solo para otros, o que lo consiguieron de suerte, pero que no somos dignos de él. El éxito es un camino, no un destino. Si tienes un sueño, lucha por él y eso ya te hace una persona exitosa. Debes convencerte de que el éxito es para ti.
* Ten al menos dos alternativas. No es bueno albergar esperanzas de que las cosas sucedan de manera milagrosa. Es un proceso de planificación y de planes alternativos. Con dos salidas, tendrás más esperanzas.
* Siempre puedes controlar algo. Aunque estés en una situación complicada en la que creas que no tienes nada bajo control, siempre hay algo que sí puedes hacer, así que hazlo.
* Todo tiene un propósito en la vida. Convéncete de ello. La mayoría de personas exitosas pasaron por buenos y malos momentos y supieron conectar todo eso para construir su destino.
* Cree en la ayuda de Dios. Lucha por lo que crees, esfuérzate, actúa bien, no le hagas mal a nadie y más bien apoya a los demás. Dios te ayudará cuando tú ya no puedas. Créelo”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

VOLVER A LA PORTADA DE TROME.PE

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Ir a portada