Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

El partidor de la tele (II)

El Chato Matta continúa contándole a la Seño María sobre la alucinante fiesta en la playa ‘El Ataúd’, en el sur.

Año Nuevo

Recibir al 2019 en la playa es una buena opción y el Club Regatas - La Punta ofrece una fiesta distinta. (Foto: Difusión) 

Recibir al 2019 en la playa es una buena opción y el Club Regatas - La Punta ofrece una fiesta distinta. (Foto: Difusión) 

Más sobre:

La Seño María

El Chato Matta llegó al restaurante por su arroz con pollo parte de pierna y su rica cremita huancaína. Para calmar la sed, se pidió una jarrita de agua de carambola heladita. “María, la semana pasada te conté la alucinante fiesta que viví en la playa ‘El Ataúd’, en el sur. Nunca olvidaré que mi hermano, el gran Pancholón, cuando estábamos en la puerta de la casa del anfitrión, el abogado Alfredito del Callao, me advirtió lo siguiente:

‘Chatito, mira a cualquier mujer de la fiesta menos a Mónica, la esposa de mi causa, ella fue Miss Pucallpa hace varios años y mi amigo ha mandado al hospital a varios partidores’. Esa noche llegó una figura de la televisión, el ‘más pepón’, para muchos un antipático y arribista, pero Alfredito le ‘tenía camote’.

Pablito se apareció solo en el tono y pisaba huevos mismo Brad Pitt. El muy creído se fue de avance, pese a que Pancholón se lo advirtió cuando el desubicado nos dijo: ‘La esposa de Alfredito se me está regalando’.

El hombre no hizo caso a nadie se mandó y cuando bailaban una salsa de Josimar, ‘Con la misma moneda te pagué infeliz/ahora vas a asaber lo que es ir por ahí/que se rían de ti, que se burlen de ti/que te hagan la seña, ay, con los dedos así...’, le agarró el trasero a la dueña de la casa, Moniquita.

La mujer le contó todo a su esposo. Alfredito masacró a Pablito, lo desfiguró y creo que lo iba a matar si no intervenía Pancholón, que lo sacó por la puerta falsa y lo llevó a una clínica exclusiva pagada por su canalazo para ocultar la vergüenza de su ‘estrella’. Pero la cosa no quedó ahí.

Pablito, desde su cama en cirugía plástica, llamó a Pancho: ‘Ven al toque, hermano, tengo un business para ti’. La ‘estrella’ de la tele le dijo: ‘Tómame una foto así monstruoso, porque voy a demandar a ese maldito, sacarle un millón de soles y la mitad es para ti’.

El viejo zorro, le respondió: ‘Pablito, esa noche hubo cámaras en la casa donde muestran cómo agarrabas vulgarmente a Mónica y hasta le coges el trasero’. ‘Pancho -vociferó el ‘bombón’ de la tele-, tú no tienes autoridad moral para criticar a un partidor, si siempre dices que ‘la pampa es para todos’. La respuesta de Pancholón fue: ‘Oye, pepón, sanazo, hay una frontera que no se debe cruzar.

A la esposa de un hermano, un primo o un amigo debemos verla como nuestra hermana. Ahora que me llamas, te tengo que dar una mala noticia. Antes que entres al quirófano para que te arreglen, porque en verdad estás matadazo, te cuento que Alfredito es un abogado querido en el Callao, varios ‘faites’ le deben favores y le harían gratis lo que les pidiera, y quiere tumbarte.

Por eso, te aconsejo que ni bien te operen, agarres tus maletas y te vayas de viaje y dejes un buen tiempo la tele’. María, los partidores se van al suelo”. Pucha, creo que ese señor Pablito, tan seriecito que se veía en la tele, hizo mal en mirar a la esposa de su amigo. Me voy, cuídense.

Cargando siguiente contenido

Portada