Pedro Barreto, el nuevo Cardenal del Perú

La Seño María y el fotógrafo Gary comentan la designación de Pedro Barreto como nuevo Cardenal del Perú.

Pedro Barreto
Pedro Barreto
Pedro Barreto

Más sobre:

Pedro Barreto

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un sudado de pescado sazonado con chicha de jora, acompañado de yuquitas sancochadas y arroz blanco graneadito. Para tomar, una jarra de emoliente calientito.

“María, la designación de monseñor Pedro Ricardo Barreto Jimeno como cardenal es histórica, porque es la primera vez que el Perú tiene dos religiosos de tan alto rango al mismo tiempo. Juan Luis Cipriani lo recibió en el 2001 del papa Juan Pablo II .

Pedro Barreto es un jesuita, un miembro de la Compañía de Jesús, orden fundada en 1534 por San Ignacio de Loyola, que siempre ha destacado por su afán de servicio, por su compromiso con los oprimidos. Sus miembros siempre han sido preparados para estar listos a marchar a cualquier parte del mundo, especialmente a los rincones más peligrosos y alejados, donde se les necesite.

Es decir, su principal objetivo no ha sido el de acumular riquezas, como otras órdenes, para tener más poder en la jerarquía de la Iglesia Católica .

Francisco no solo es el primer papa americano, también el primer jesuita en quinientos años de existencia de dicha orden. Y fue él quien nombró a Pedro Barreto , cardenal de nuestro país. ‘Esto ha sido una diablura del papa Francisco, pero se lo acepto porque viene de Dios’, bromeaba Barreto tras enterarse de su designación como cardenal hace unas semanas.

Fue nombrado por su preocupación por los pobres y el medio ambiente. Cuando fue nombrado obispo vicario de Jaén, Cajamarca, conoció de cerca los problemas que sufre la Amazonía peruana, como las grandes necesidades de la comunidad awajún y wampis, la tala indiscriminada de los bosques y la extracción ilegal de oro en la Cordillera.

Luego, cuando llegó a Huancayo, se interesó en los problemas de contaminación de La Oroya que causan graves daños a la salud de la población, especialmente de los niños. ‘No estamos en contra de la minería ni de la inversión; se trata de cambiar la forma de vida y tener una empresa que no agreda a la humanidad, sino que sea responsable y segura’, dijo tras recibir el Premio Nacional de Derechos Humanos en 2010, un año después de que se consiguió que la fundición dejara de operar. En todos estos años ha sido objeto de seguimiento y amenazado de muerte.

Hace unas semanas Pedro Barreto señaló que el Congreso de la República ‘está de espaldas a un país que se debate en la pobreza’, tras conocerse que gastaría miles de soles en la compra de televisores, frigobares y computadoras. De inmediato, los fujimoristas salieron a atacarlo”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Ir a portada