Peruanos chambeadores
Peruanos chambeadores

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una sopita criolla con carne de res, leche, fideos cabello de ángel, papa amarilla y orégano. También por un estofado de pollo y, para tomar, jugo de piña. “María, los peruanos no se mueren de hambre, como dice el dicho.

LEE TAMBIÉN: Robos y asaltos en aumento

Está en nuestro ADN el emprendimiento, la creatividad y las ganas de salir adelante, especialmente en las épocas de crisis. ¿Te despidieron del trabajo?, pues haz taxi o compra un carrito sanguchero y ponte a chambear. Los peruanos no somos como en otros países, donde hay cientos de miles de personas viviendo en las calles o bajo un puente, esperando el subsidio del Estado. A veces hay familias enteras.

Nosotros ayudamos a la familia, les damos posada y estas luego se consiguen un lotecito en un arenal o en la punta de un cerro para armar su casita. Y empieza de a pocos, ladrillo a ladrillo a construir su sueño. Muchos de los empresarios top de la actualidad empezaron modestamente. Algunos con un negocio pobre o en la calle. Gastaron sus ahorritos o vendieron lo poco que tenían. Un ejemplo de ello son que saltaron a la fama gracias a un video que se hizo viral en TikTok, pues imitaron la forma de hacer los pollitos broaster del coronel Sanders de KFC.

Díaz trabajó por años en algunas de las cadenas de pollerías de Lima y allí aprendió el negocio. Empezó con un pequeño local y recién después de cinco años abrió otro. En el camino tuvo un sinfín de problemas, pero los emprendedores son así: guerreros y le ponen el pecho a las vicisitudes.

Lo que queremos es una oportunidad. No que nos regalen algo. Mejor es conseguir lo nuestro con esfuerzo. No entiendo la manía de este gobierno de regalar plata a cada rato. Y ahora están pensando en un reactiva III, cuando muchos aún no terminan de pagar los reactivas I y II. Bueno, si están pensando poner un emprendimiento, sigue estos consejos:

- No te metas en lo que no sabes. Mejor es emprender en algo que ya sabes de antemano, que dominas o conoces.

- Aprende de los errores. Posiblemente te equivoques mucho, pero de eso se aprende. Y en poco tiempo te convertirás en un experto.

- Valora tu trabajo, ya sea en servicios o productos. No te regales.

- En el camino vas a tener muchos problemas, pero no te rindas. Sigue persiguiendo tus sueños.

- Camina de a pocos, despacio. No te apresures.

- Delega en tus colaboradores, aunque nunca dejes de estar al frente del negocio y ver todo el proceso.

- Sé un líder para todos. Un líder que predica con el ejemplo.

- Aprende a escuchar a tus clientes. Asumir sus críticas ayudará a mejorar tu producto o servicio”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

TE PUEDE INTERESAR