Salvemos nuestro planeta

La Seño María y el fotógrafo Gary meditan sobre el cuidado de nuestro ambiente y nos dan importantes consejos para ponerlos en práctica este verano.

Seño María

ddddd

Mineros informales están destruyendo nuestra selva.

Más sobre:

Seño María

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una sabrosa papa a la huancaína con huevito duro y aceituna. De segundo, un estofado de pollo con presa grande, rocotito molido y su jarrita de agua de maracuyá. “María, ayer estuve viendo el programa del veterinario ‘Pancho’ Cavero, en Latina, y me llamó la atención la muerte de unos pingüinos en la orilla de la playa Arica, al sur de Lima. El médico llevó una de las aves muertas a su consultorio para hacerle una necropsia y determinar las causas de su muerte. El resultado era algo que imaginaba. El pobre animal tenía dentro de su organismo tecnopor, plásticos y cuerdas que ellos los tragan creyendo que es comida. Qué triste realidad.

Del mismo modo, me causa mucha pena cómo los mineros informales están arrasando la selva de Madre de Dios. Hace unos días, el diario El Comercio publicó en primera plana una foto impactante. Lo que era verde, ahora está convertido en una mancha inmensa de barro y tierra. Hace tiempo vengo diciendo que el Ministerio de Ambiente debería poner su local principal en esa parte de la selva y el Gobierno debe impulsar la protección de ese ‘pulmón del país’ como una prioridad urgente.

Pero cuidar nuestro planeta es tarea de todos. Los pobladores deben demostrar cultura y educación. Pensar en qué lugar les vamos a dejar a nuestros hijos y nietos. Ahora que se acerca la temporada de playa, estos consejos deben ser tomados en cuenta.

- Jamás arrojar basura al mar o ríos. Usar los tachos públicos, pero si no los hay o están llenos, poner los desechos en una bolsa y llevarlos a casa.

- Es un peligro enterrar la basura en la arena, sobre todo cuando se trata de vidrios o latas (de conservas, gaseosas y otros), porque pueden cortar el pie de algún bañista. Además, la lata se oxida y es mucho más peligrosa.

- Evitar arrojar a la arena o al mar pañales usados, botellas, bolsas, colillas de cigarros y otros, pues muchas veces son ingeridos por peces y otros animales, que mueren.

- No hacer las necesidades fisiológicas en el mar, debido a que aumenta la contaminación.

- Procurar no llevar mascotas a la playa, ya que ellos sufren con el calor. Si se hace, hay que responsabilizarse y recoger sus excrementos.

- Cuidemos nuestro medio ambiente, nuestro planeta, el lugar donde vivirán nuestros hijos y nietos”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Ir a portada