Las clases online volverán a dar la hora en este año escolar (Foto: Deusto Agenda)
Las clases online volverán a dar la hora en este año escolar (Foto: Deusto Agenda)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por unos chicharrones de chancho con papas doradas, salsa criolla y, para tomar, un refresco de maracuyá. “María, ha pasado un año desde el inicio de la pandemia en el país y nunca nos imaginamos cuánto cambiaría nuestras vidas. Por ejemplo, ya se inició el nuevo año escolar en los colegios particulares y el próximo lunes arrancará en los nacionales, pero todo de forma virtual. La vacunación tarda y con tantos contagios y muertes las clases presenciales deberán esperar.

Tal vez hasta el próximo año. Mientras, los padres de familia se quejan porque las pensiones en los colegios de paga siguen altas y en casa ellos tendrán que hacer de maestros, lo que es una tarea difícil. Es importante establecer rutinas y cumplirlas, a fin de que los chicos puedan estudiar mejor. Si los estudiantes no ponen de su parte, este puede ser un año perdido, pues muchos dejarán de estudiar como es debido ante la falta de vigilancia. Los padres deben saber motivar a sus hijos.

  • Establecer un horario. Pueden hacerlo los mismos chicos con la supervisión de los padres, quienes finalmente deben aprobarlo. Deben estar definidos los tiempos de estudio, para alimentarse, distraerse, ayudar en los quehaceres de la casa, etc. Y deben ser respetados. De lo contrario, no servirán de nada.
  • Computadoras en lugares comunes. La PC, la laptop no pueden estar en el cuarto de los chicos, sino en sitios como la sala y otros, transitados por todos los miembros de la familia. Así se podrá ver que no visiten páginas peligrosas o que pierdan el tiempo chateando o jugando en línea, en lugar de escuchar las clases o hacer las tareas.
  • Espacios de estudio. Los estudiantes deben tener un espacio especialmente dedicado a sus libros, cuadernos y otros. Debe estar bien iluminado, ser ordenado, ventilado. Debe tener el tamaño suficiente para que se pueda mover con comodidad y estudiar.
  • Hablar con los hijos. El diálogo es fundamental para meterles en la cabeza el chip del deseo de aprender y progresar. Debe quedarles claro que la educación es el mejor camino para avanzar en la vida. Una persona sin conocimientos padecerá mucho más.
  • Motivarlos a preguntar. Los estudiantes deben tener el hábito de preguntar a sus profesores, de no quedarse con las dudas, que son naturales. Hay chicos que no preguntan porque no quieren verse como ignorantes, pero los centros de estudios son para aprender”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.