'Calígula'
'Calígula'

Mis amigos periodistas, el fotógrafo Gary y el redactor gigantón ‘Barney’, llegaron al restaurante para contarme las últimas. “María, al director le gustó la historia que nos contó el legendario periodista de Policiales, ‘El Sonámbulo’, sobre el crimen de la empresaria Myriam Fefer, un caso que quedó sin resolver.

Por eso nos dijo: “Vayan donde ‘El Sonámbulo’ y que les cuente otro caso, puede ser el del ‘Clan Calígula’”. El famoso periodista ‘lechucero’ nos recibió en su cubículo de la Redacción, con su clásico gabán gris. ‘Coleguitas, ese caso del tristemente célebre ‘Clan Calígula’ fue uno de los más complicados de mi carrera. Y aunque no lo crean empezó por el final, con el asesinato de dos ‘joyitas’: Fernando ‘Calígula’ de Romaña y su amigo Julio ‘Chato’ Domínguez, en febrero de 1992. A ‘Calígula’ lo dejaron tirado en la carretera de Cieneguilla con tres tiros en la cabeza. Al ‘Chato’ lo abandonaron dentro del auto que alquilaban, en Monterrico, con un balazo en el ojo.

El caso tuvo tanta repercusión en los medios, que hasta se hizo una serie de televisión llamada ‘El ángel vengador’, donde Julián Legaspi encarnó a ‘Calígula’ y nunca pudo quitarse el personaje de encima. Fernando y el ‘Chato’ Domínguez justificaban sus lujos y vida de diversión aparentando ser vendedores de autos de alta gama. Pero al encontrar en su bolsillo 400 dólares y un reloj de lujo en su muñeca, los detectives asumieron que era un ajuste de cuentas porque no les robaron nada'.

El Sonámbulo encendió un cigarrillo y continuó su relato: ‘En marzo de 1992 comenzaron a publicar investigaciones de la policía que sindicaban a ‘Calígula’ como jefe de una mafia que organizaba orgías sexuales con chicas de alta sociedad, a las que filmaban y luego enviaban las cintas a sus padres, para que pagaran grandes sumas y así evitar su difusión. Había dos hipótesis policiales: una de las víctimas era hija de un italiano que los citó para pagarles y les ‘mandó la moto’. Y la otra, que fue un asunto ordenado por el narcotráfico, pues De Romaña movía mucho dinero, pero nunca vendió ni un carro. Por esa época apareció en las páginas policiales, el nombre de un jovencito que se había hecho famoso por un comercial de una gaseosa, Luis Mannarelli, quien fue capturado. La policía lo sindicó como integrante del clan que grababa a las chicas. Fue él quien habló, por primera vez, que había ‘un ángel vengador’, que habría asesinado a sus amigos. En noviembre de 1993, la hermana de Fernando de Romaña, la ‘Caligulina’, denuncia que Alejandro González Ramírez, ‘Jano’, robó libretas y videos de las orgías, al día siguiente de la muerte de su hermano. Horacio Puccio, miembro del clan, lo acusa directamente de asesinar a sus amigos, porque lo ‘cerraron’ con un paquete de droga de 15 mil dólares y la policía le atribuye el doble asesinato y va preso. Puccio moriría años después dentro de un avión que iba a partir a Europa. Tenía en el estómago treinta cápsulas de cocaína y cometió la imprudencia de tomar una Coca Cola y se le reventaron las bolsitas y murió de un infarto fulminante. Una víctima más de la ‘maldición del Clan Calígula’”. Pucha, ese señor, ‘El Sonámbulo’, cubrió muchos crímenes. Me voy, cuídense.

TE PUEDE INTERESAR: