El Ministerio de Educación indicó que el regreso a las clases presenciales en el Perú se daría el 15 de abril. Sin embargo, sería de manera flexible, gradual y voluntaria. (Foto: Reuters)
El Ministerio de Educación indicó que el regreso a las clases presenciales en el Perú se daría el 15 de abril. Sin embargo, sería de manera flexible, gradual y voluntaria. (Foto: Reuters)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por unos ricos pallares cañetanos, arrocito blanco bien graneadito y un bistec encima con ensalada fresca. “María, ayer escuchaba a un conocido psiquiatra, quien revelaba que con la pandemia han aumentado los casos de depresión, ansiedad y también peleas entre familiares, dado que pasan más tiempo en el hogar. Pero hay que respirar hondo y pensar en que pronto pasará todo esto y veremos la luz al final del túnel. Eso sí, no podemos bajar la guardia, hay que ser bien insensible para pensar en fiestas y reuniones cuando vemos que la gente se está contagiando y muriendo. Los más afectados son los mayores de la casa, quien son más vulnerables a este virus traicionero, que no perdona y en un par de días puede acabar con tu vida. Hay gente que cree que el virus ya se fue, pero lo cierto es que está entre nosotros. Debemos ser cuidadosos y evitar llevar este peligroso mal a casa. Pero ante todo ello es importante tener una actitud positiva. Algunos consejos de los expertos para lograrlo:

  • Relájate y respira profundo. No te preocupes demasiado si algo te salió mal o te sientes un poco triste. Cálmate y concéntrate en la respiración. Los métodos de relajación ayudan a deshacerse de los pensamientos negativos.
  • Mira el lado positivo. En la vida no todos los momentos son buenos. El secreto está en aceptar los hechos que son irremediables sin frustración o con enojo desmedido. Una reacción emotiva descontrolada o negativa, ante un momento duro, es muestra de debilidad y fracaso. Mantente sereno, controla tus emociones.
  • Vive el presente. Evita pensar demasiado sobre lo que debes hacer en el futuro, pues no podrás disfrutar del hoy.
  • Muévete. Practica deporte, haz alguna actividad física, recrea tu mente a través del baile o de un paseo por el parque. Así elevarás tu adrenalina y serotonina, con lo que mejorarás tu optimismo.
  • No descuides tu imagen. Si te ves bien, te sentirás bien. Cuidar tu aspecto te hará sentir renovado y te ayudará a romper el círculo cerrado del pesimismo. Cambia de imagen de vez en cuando.
  • Disfruta del dormir. Mejora la calidad de tu sueño. Dormir bien es una excelente manera de mejorar tu estado de ánimo durante el día. El mal descanso afecta tu humor, te hace sentir cansado e irritable.
  • Aliméntate bien. Así mantendrás buena salud, estarás de buen ánimo y podrás producir más”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.