Seño María: La Rica Cocina Peruana | (Foto: Shutterstock)
Seño María: La Rica Cocina Peruana | (Foto: Shutterstock)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una deliciosa carapulcra chinchana con sopa seca, con presa grande de gallina y, para tomar, una jarrita de manzanilla tibiecita. “María, los actores que grabaron ‘La reina del sur’, primero en Cusco y luego en Lima, confesaron que quedaron maravillados con nuestra gastronomía.

MIRA ACÁ | La Seño María: Cuidado con el dólar

Y eso que la mayoría son mexicanos, provenientes de una cultura cuya cocina también es reconocida mundialmente. Para que un peruano valore nuestra gastronomía en su justa dimensión es necesario que salga al extranjero. Porque es muy difícil hallar un país con tanta cantidad de platillos como el nuestro y, además, tan deliciosos.

En otros lugares se sufre. Quien salió de nuestra patria me dará la razón, porque se come feo. Por eso, Trome, en los 200 años de la independencia del Perú, decidió hacerle un homenaje a nuestra gastronomía, obsequiando a sus lectores una colección con 32 recetas de los platos más representativos, escritas por el chef José del Castillo, de los restaurantes Isolina y La Red.

Nuestra enorme variedad de comidas es fruto del mestizaje, del aporte de las cocinas italiana, china, japonesa, árabe, española, africana y muchas otras. Esa mixtura de saberes y sabores, adquiridos de generación en generación, ha dado como resultado a nuestra cocina, especial y única, como señalan los entendidos de otros países.

Como si fuera poco, el Perú produce una increíble variedad de insumos que tampoco es común en otras latitudes. Solo para dar un ejemplo: En otros lugares solo tienen uno o a lo mucho dos tipos de papa y, encima, sin sabor. ‘Aguachentas’, como dicen las caseritas del mercado. El Perú, en cambio, posee ¡¡más de 3 mil 500 variedades!! de este tubérculo oriundo de América y que salvó de la hambruna a millones de europeos.

Asimismo, poseemos un mar inmenso y rico en vida marina. Un lomo saltado con cebollas jugositas, un ají de gallina cremoso, un menestrón con choclitos tiernos y carne de res, un cebichazo de lenguado, por señalar solo cuatro exquisiteces que se sirven a diario en nuestras mesas, son una verdadera fiesta de sabores para cualquier paladar. Siempre he pensado que el Perú es un país bendito.

Como reza la letra del tondero de Alcides Carreño que inmortalizó la gran María de Jesús Vásquez, ‘En Trujillo nació Dios’. Claro que Dios nació en el Perú, cuna de tremendas culturas de la humanidad, como Caral, que hizo la ciudad más antigua de América hace más de 5 mil años. Acá, una persona levanta una piedra y con un poco de suerte puede hallar un huaco. ¡Increíble! En estos tiempos tan difíciles por la pandemia y la economía golpeada, preparemos en casa algún platillo bien peruano para compartir con los seres que queremos”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

MÁS INFORMACIÓN: