No dejes de seguir estos buenos consejos. (Pexels)
No dejes de seguir estos buenos consejos. (Pexels)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, trabajó ayer domingo y pasó por el restaurante para llevarse un asado de tira al horno, arrocito blanco y un emoliente con cebada caliente para bajar la grasita. “María, la verdad es que la cuarentena casi nadie la respeta porque la gente sale a trabajar por necesidad, pero lo grave del caso es que mucha gente sigue contagiándose y los hospitales no tienen oxígeno, ni camas de cuidados intensivos.

Es una pena lo que vivimos y solo nos queda que el gobierno traiga más vacunas para inmunizar a la población. Los bolsillos de cientos de miles de familias están vacíos, pero las deudas de luz, agua, teléfono, colegios y otros se acumulan.

Los psiquiatras señalan que esta situación está provocando en numerosas personas serios problemas de ansiedad, angustia y estrés. Es que, además, está el miedo de contagiarse y morir, o perder a un ser querido como la mamá, el papá, la abuelita o a cualquiera de la familia, porque también hay niños y adolescentes que han sido víctimas. Por eso, algunos consejos de los expertos para enfrentar con éxito esta difícil situación:

  • No hay mal que dure para siempre. Ten la seguridad de que estos malos momentos van a pasar y que todo mejorará. Así que aleja los pensamientos tristes o negativos. Es importante que lo hagas, y que pienses en cosas y situaciones buenas.
  • Mantén los ánimos arriba. Oblígate a sonreír cada mañana frente al espejo, así no sientas ganas de hacerlo, pues eso te levantará la moral. Motívate y piensa que será un día mejor. Trata bien a tu familia, ofréceles una sonrisa, pues esta es contagiosa. Diles que los amas, esfuérzate en hacerlos felices.
  • Descansa bien. Duerme las horas necesarias, al menos ocho, aliméntate de forma sana, realiza ejercicios físicos. Hoy más que nunca debes cuidar tu cuerpo, pues con él podrás salir adelante. Valora tu salud.
  • Cuida tu trabajo. Si tienes la suerte de tener un puesto de trabajo, valóralo y esfuérzate por dar un poco más. Si acudes a tu lugar de labores, hazlo con alegría y optimismo.
  • Aprende de las personas que te inspiran. Analiza el comportamiento de quienes admiras y de su actitud ante la vida y las dificultades. Pregúntate si puedes aprender de ellos e inténtalo.
  • Acepta que no eres perfecto. Todos estamos en un constante proceso de aprendizaje, así que no seas tan duro contigo mismo cuando cometas un error o fracases. Mejor ocúpate en aprender de lo ocurrido y procura no caer en lo mismo la próxima vez.
  • Tú eres tu mejor amigo. Ante cada circunstancia de la vida, podemos ser nuestro peor enemigo, pero también el mejor amigo. Si no tenemos cuidado con nuestro comportamiento y nuestros pensamientos, podemos hacernos un gran daño a nosotros mismos y a los demás. Pero si haces lo correcto, aunque sea difícil, te irá mucho mejor”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.