Vivimos en una época de grave crisis económica y sanitaria; pero debemos mantenernos fuertes y firmes.
Vivimos en una época de grave crisis económica y sanitaria; pero debemos mantenernos fuertes y firmes.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una carapulcra chinchana con sopa seca, chanchito y una jarra de chicha morada fresquecita. “María, el país está en el peor momento desde el inicio de, con miles de muertos y contagiados. En estos momentos no creo que haya un solo peruano, sin importar si tiene dinero o no, que no se haya visto afectado por la muerte de un familiar o un amigo, un conocido o compañero de trabajo.

Hay quienes han perdido a varios miembros del hogar, con lo que la tragedia es mucho peor para ellos. Cuántas familias se han visto arruinadas económicamente, ya sea por la pérdida del trabajo o porque tuvieron que vender todo y hasta endeudarse para conseguir oxígeno o una cama en alguna clínica para internar al padre, la esposa o el hermano graves.

El Perú está de luto. Y en estas circunstancias tan terribles debemos votar mañana por un nuevo presidente y congresistas. Las autoridades en cuyas manos pondremos nuestro futuro. Por todo lo malo y las dificultades que padecemos a diario es importante hoy más que nunca mantener el optimismo. No podemos dejarnos derrotar por el desánimo, la preocupación, la ansiedad o el estrés. Algunos consejos para plantarle buena cara a los malos tiempos.

  • Mentalidad fuerte. No se trata de pretender que la vida sea color de rosa, sino de tener la capacidad de superar los problemas, de buscar ser feliz, de aprender, de tratar de ser mejor y salir adelante.
  • No permitas que otros te quiten el optimismo. Hay gente que no es positiva y tratan de que los demás sean como ellos, porque eso los hace felices. Lo mejor es alejarse de esas personas.
  • Evita engañarte a ti mismo. No digas que lo tienes todo controlado o que te sientes bien si no es cierto. Lo mejor es decir: ‘No sé cómo resolver esta situación, pero me voy a esforzar para hacerlo. Me voy a informar, voy a aprender y a educarme para cuidarme mejor y a mis seres queridos. Voy a preguntar y me prepararé para estar listo en caso de necesidad’.
  • Prepárate para luchar. Ser optimista no te va a facilitar las cosas ni hará que todo sea sencillo, pero sí te ayudará a tener una mejor actitud, a preservar tu salud mental y a que tengas más bienestar. Incluso, podrías hasta sentirte en paz y sereno mientras atraviesas por esos difíciles momentos.
  • Siente la bondad de la gente. Siempre hay personas buenas dispuestas a ayudar en los momentos difíciles. Busca auxilio cuando lo necesites. Muchos tal vez te lo nieguen, pero hallarás personas que sí te darán la mano”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.