Es fundamental que diseñes un plan para hacer tus metas realidad. (Foto: iStock)
Es fundamental que diseñes un plan para hacer tus metas realidad. (Foto: iStock)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por su lechoncito al horno con papas doradas, ajicito molido y ensalada fresca. Después se tomó una agüita de manzanilla para la buena digestión.

“María, casi todas las personas con quienes converso en la calle me dicen: que se vaya de una vez este 2020, el peor que recuerde… Pero como siempre repito, de todo lo malo se puede sacar algo positivo.

Dejemos de lado el pesimismo y pensemos que lo bueno está por venir. Así piensan los emprendedores exitosos. Es tiempo de hacer un balance de nuestros logros y lo que no pudimos conseguir, para proyectarnos hacia una nueva etapa.

Pasada la fiesta de la Navidad empiezan la expectativa y los preparativos de un nuevo año, con el entusiasmo de apuntar a nuevas metas y objetivos. Para arrancar con el pie derecho es necesario mirar hacia atrás y planificar.

Según diversos estudios, en enero las personas llevan bien sus propósitos, pero a partir de febrero la situación cambia, cuando el entusiasmo y las intenciones empiezan a bajar.

Por eso, antes de empezar a desarrollar nuevos proyectos es recomendable reflexionar sobre todo lo que se tiene entre manos ahora mismo, liberarse de cosas innecesarias y apuntar hacia los objetivos con pie firme. Aquí te dejo unos ‘tips’ para tus lectores:

  • SÉ REALISTA. Piensa en objetivos que verdaderamente se puedan cumplir. Las metas deben ser claras.
  • DISEÑA UN PLAN. Identifica los recursos, mecanismos y estrategias que necesitas para hacer de tu meta una realidad.
  • BUSCA APOYO. La familia, pareja o amigos pueden acompañarlos durante el proceso del cumplimiento de los propósitos.
  • ENFÓCATE EN TUS OBJETIVOS. Es necesario adoptar nuevas pautas de comportamiento optimista.
  • CONCÉNTRATE EN EL PRESENTE. Aprovecha el día a día y pisa tierra. Recuerda que la recuperación económica será lenta. Es necesario ser realista.
  • EVALÚA CADA PASO. Es la forma en la que puedes saber si vas en la dirección correcta y te estás acercando a cumplir tus propósitos. De esta manera podrás corregir lo necesario y optimizar tu plan.
  • PRÉMIATE. Cada vez que cumplas una etapa de tu plan y especialmente cuando llegues a tu meta principal, felicítate dándote un gusto, algo satisfactorio para ti. Así aumentarás tu motivación y autoestima.
  • TERMINA LAS COSAS PENDIENTES. Es difícil avanzar si se gastan energías en asuntos que tienen un retraso”. Tiene razón mi amigo Gary. Es importante la planificación. Me voy, cuídense.

TE PUEDE INTERESAR: