El alcoholismo es un verdadero problema para nuestra sociedad.
El alcoholismo es un verdadero problema para nuestra sociedad.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, pasó ayer por mi restaurante y me contó que le tocó trabajar el domingo desde muy temprano. A las 7 de la mañana pasó a recogerlo el carro a su casa para hacer el recorrido con los ‘tigres’ de policiales. De regreso a su redacción, se llevó un plato grande de arroz con pollo y papita a la huancaína.

“María, es una pena ver detenido como un delincuente al delantero de Sporting Cristal, Ray Sandoval. El jugador está pagando su mala cabeza y solo él es el responsable de no comportarse como un verdadero profesional, lo cual le puede traer graves problemas legales y en su club. Pero hay que tomar atención a lo nocivo que es el consumo de alcohol y sus consecuencias. Incluso, se ha revelado que en esta pandemia mucha gente está bebiendo más licor debido a la depresión que provoca la crisis.

Eso es muy peligroso, pues esta lacra es una de las principales causas de problemas como la delincuencia, pandillaje, vagancia y violencia en los hogares. Un adicto al alcohol o las drogas no solo es una pesadilla para su familia, sino también una carga para la sociedad. Los padres debemos estar siempre atentos para aconsejar a nuestros hijos. Por eso:

  • Conoce a sus amigos. Convence a tus hijos para que lleven a sus amistades a la casa. Relaciónate con otros padres para detectar más rápido cualquier problema.
  • Enseña con el ejemplo. Los padres son los modelos más importantes para los hijos. Demuéstrales que los problemas se superan sin consumir alcohol ni drogas.
  • Buenas amistades. Convence a tu hijo de que frecuente lugares positivos.
  • Fortalece su autoestima. Expresa tu cariño y orgullo cuando elogies a tu hijo, lo mismo que cuando lo corrijas. Evita herirlo. Valora sus esfuerzos y logros.
  • Habla sobre drogas. Dale información sobre los daños a la salud, además de económicos y legales que conlleva consumirlas. Que le quede claro que no son necesarios el alcohol ni el tabaco para el éxito social.
  • Enseña a tu hijo a decir ‘no’. Fortalece su confianza. Así no le afectará la presión de amigos para que consuma estupefacientes. Pon reglas claras en la familia sobre el uso del alcohol, tabaco y drogas ilegales.
  • Fomenta actividades saludables. Haz que tu hijo practique deportes, arte, cultura u otras que le interesen. Que se relacione con personas de bien.
  • Aprende a identificar las señales asociadas al consumo de sustancias alucinógenas. Entre otras, el cambio de amistades, comportamiento rebelde, constantes actividades fuera de casa. Actúa con calma, coméntale a tu hijo de tus dudas sobre su posible consumo de drogas. Hay una línea de ayuda ‘Habla Franco’. Llama gratis al 1815”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.


TE PUEDE INTERESAR: