El Sonámbulo

El legendario periodista de policiales 'El Sonámbulo' detuvo su análisis de novelas y películas, para contarnos un poco del plan 'Tolerancia Cero' que redujo la criminalidad en Nueva York.

Seño María

Vivimos tiempos de alta violencia.

Vivimos tiempos de alta violencia.

El fotógrafo Gary llegó al restaurante por una rica ocopa arequipeña y un estofado de osobuco con arroz blanco graneadito. Para tomar, se pidió una jarrita de anís calientito para bajar la grasita. “María, llegué tempranito a la Redacción y me encontré con el legendario periodista de Policiales, ‘El Sonámbulo’. Estaba rodeado de sus alumnos estudiantes de Periodismo. ‘Debemos detenernos en nuestro análisis de novelas y películas -les dijo a sus discípulos-, porque la inseguridad ciudadana está llegando a niveles escalofriantes. Estamos perdiendo la batalla contra la delincuencia. Cuando en una ciudad se recurre al asesinato por un celular y en taxis colectivos secuestran y asesinan a un comunicador por sacarle mil soles de una tarjeta o cuando ingresan a pollerías, pizzerías, farmacias y bodegas para robar a mano armada, es señal que vivimos peor que en el Lejano Oeste.

Algo parecido sucedía en la ciudad de Nueva York, en 1994. La ‘gran manzana’ era una de las urbes más peligrosas del mundo. Todos los días se cometían ocho asesinatos y violaciones. Desesperado, el alcalde Rudolph Giuliani comisionó al jefe de la Policía de Nueva York, Bill Bratton, a que haga un plan de cómo se podría reducir drásticamente la criminalidad. Bratton le presentó su famoso plan llamado ‘Tolerancia Cero’. Según Bratton el primer requisito es multiplicar la presencia policial en las calles.

Para su plan movilizó 37 mil efectivos para toda Nueva York. Se estableció un vínculo: policías, Serenazgo y comités vecinales, para que los vecinos denuncien, porque ellos saben quién vende drogas, quién es ratero, quién integra bandas de raqueteros. Y lo más importante, prevenir y perseguir delitos que antes podían ser ‘menores’ como infracciones de tránsito, manejar sin brevete y otros.

Según Bratton, al hacer batidas por infracciones de tránsito, se dieron con la sorpresa que detuvieron a requisitoriados hasta por asesinato. Solo bastaba que la policía no sea corrupta y no acepte una coima. ¿Se imaginan que aquí se hagan redadas gigantescas a los automovilistas, a los taxis colectivos, a las mototaxis?

Encontraríamos a delincuentes prontuariados. Evitaríamos muchos asaltos y crímenes. Bratton logró con su plan disminuir la criminalidad entre 1990 y el 2000 ‘en un espectacular 77%’. Me pregunto, ¿qué esperan las autoridades para implementar un plan de similares alcances? La criminalidad, en el país, se ha desbordado y ya nadie está seguro en ningún lugar’.

‘El Sonámbulo’ terminó su charla y el ‘Gordito preguntón’ y las chica guapita de lentes se fueron muy serios y preocupados. Eso sí, con sus tablets y smartphones bien escondidos en sus casacas, porque si andan con mochila corren el peligro de ser arrastrados”. Pucha, ese señor ‘El Sonámbulo’ es un verdadero maestro. Me voy, cuídense.Maríael sonámbulo la seño

Ir a portada