Tips para educar a los hijos

La Seño María y el fotógrafo Gary nos traen consejos para brindarle la mejor educación a nuestros hijos

Seño María

Sigue estos importantes consejos

Sigue estos importantes consejos para educar a tus hijos.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un ají de gallina con huevito duro, aceitunas negras, arroz blanco y, para tomar, una manzanilla. “María, todos los padres queremos que nuestros hijos sean mejores que nosotros. Que logren cosas más importantes, que tengan una mejor vida, en suma, que sean felices. Por eso, siempre les exigimos desde pequeños su mayor rendimiento, en los estudios, en los deportes y en todo lo que realizan. Pero ¿cuál es el límite de exigencia? ¿Cómo saber cuál es el punto exacto para que puedan desarrollarse plenamente, sin hacerlos infelices?

Los expertos señalan que, en primer lugar, los padres deben estar conscientes de que su autoridad es una herramienta clave, pero esa autoridad debe servir para guiarlos y no desesperarlos ni causarles estrés. Por ello, también son fundamentales la paciencia y mostrarse flexibles. Ser rígidos con los hijos es peligroso, pues podrían resultar siendo personas inseguras, temerosas de hacer las cosas mal. Para no ser injustos con los chicos, hay que ver sus habilidades y aptitudes. A un muchacho poco hábil para los deportes no podemos exigirle que sea el mejor de su clase en fútbol, pero sí que mejore con trabajo. Algunos consejos para educarlos de la mejor manera:

Deben tener las normas claras, pero se pueden permitir excepciones. Estas pautas deben ser pocas, sencillas, lógicas y no protectoras.

Hay que ser flexible.
Se pueden negociar algunas normas con los hijos, respetando sus preferencias, pero sin olvidarse de que los padres son la autoridad.

Tener presente la edad y estado emocional del niño para darle responsabilidades. No se le puede exigir a un niño de cuatro años lo mismo que a otro de diez.

Mostrar paciencia, escuchar y ayudar a los hijos cuando tienen dificultades con su comportamiento.

Ante las malas conductas, antes de castigar, se debe tratar de entender por qué son realizadas. ¿Estará tratando de obtener atención, amor, ser escuchado?

Emplear siempre el sentido del humor y ser tolerantes cuando se educa.

Los padres deben recordar que se enseña con el ejemplo. Si un padre pide a su hijo ser honesto, él también debe serlo por obligación.

Hay que dar tiempo a los chicos en el logro de resultados. Se necesita tener paciencia y hacerles saber que se les ama y que nos importa lo que tengan que decir.

Mantener siempre la calma, sobre todo cuando se está a punto de perder el control. Hay que escucharlos, actuar con seguridad y sin darles largos discursos”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Ir a portada