Abraham Berríos Rodríguez, el sicario apodado 'Chucky'. (Foto: GEC)
Abraham Berríos Rodríguez, el sicario apodado 'Chucky'. (Foto: GEC)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, Días antes estuvo en el incendio de Mesa Redonda, también trabajó la madrugada del 31 y ayer domingo hizo recorrido de playas. “María, aquí en el diario los periodistas seguimos al pie del cañón porque la información nunca se detiene.

TE VA A INTERESAR: EL AÑO NUEVO DEL CHATO, CON CHARITO EN UN APAGÓN

Cuando llegué a la Redacción me encontré con el legendario periodista de policiales ‘El Sonámbulo’, que no deja el cigarrillo ni por temor al coronavirus y sigue fumando como chino en quiebra. Se lavó bien las manos y la cara con jabón, dejó su gabán negro y se puso a escribir su crónica.

Me vio y me dijo: Gary, el sicariato va en aumento en el país. La delincuencia no descansa. El caso de, debe servir para que los jueces apliquen la mayor severidad y den cadena perpetua a este maldito que no tuvo piedad en disparar al empresario Luis Gaspar Pardo delante de su esposa y su nieta, el 14 de diciembre en Santa Anita.

Ante la policía contó que le ofrecieron 23 mil soles para acabar con la vida del transportista y el crimen se planeó en una cárcel de Lima. Esta ‘lacra’ ya no tiene remedio, pues antes estuvo preso.

El Ministerio del Interior, que dirige Avelino Guillén, debe enfocarse en hacer un plan serio para darle un golpe contundente a todas esas organizaciones criminales, sicarios, extorsionadores, secuestradores al paso, traficantes de terrenos y otras ‘ratas’ no dejan vivir en paz a la población.

‘POPEYE’ EL SICARIO DE PABLO ESCOBAR

Estas terribles escenas me hacen recordar al tristemente célebre sicario de Increíblemente, antes de morir, era ‘admirado’ por algunos jóvenes por su libro y serie televisiva, ‘Sobreviviendo a Pablo Escobar’, que se emite en Netflix.

Este siniestro personaje tuvo en su haber alrededor de 300 asesinatos y el organizar más de tres mil crímenes en esa Colombia convulsionada por el narcotráfico a mediados de los años ochenta y en los noventa.

Entre sus confesiones más escalofriantes está el homicidio de su mejor amigo y su novia embarazada. La muchacha, de nombre Wendy Chavarriaga, había sido amante de Pablo Escobar, pero para su desgracia había quedado embarazada.

El ‘Patrón’ la obligó a abortar y en venganza la chica decidió unirse al Bloque de Búsqueda, hasta que fue interceptada una conversación con un tipo que tenía contactos con la DEA. Ante eso, el ‘Patrón’ ordenó matarla. ‘Popeye’ pasó más de veinte años preso y fue uno de los pocos ‘gatilleros’ que sobrevivió a Pablo Escobar.

El mayor sicario del cartel de Medellín murió de cáncer al esófago hace más de un año”. Pucha, qué terrible historia. Las autoridades deberían ponerse fuertes para ‘arrasar’ con estos delincuentes que causan un gran daño al país. Me voy, cuídense.

MÁS INFORMACIÓN: