Las clases de el 'Sonámbulo'

El fotógrafo Gary conversó con la Seño María sobre una clase magistral que ‘El Sonámbulo’ brindó a sus alumnos sobre el sicariato en nuestro país. 

Seño María

El fotógrafo Gary llegó al restaurante por su bistec a la chorrillana con papas, salsa calientita de cebolla, tomate, ají verde en tiritas, arroz graneado y su jarrita de cebada.

“María, llegué a la Redacción y me encontré con el legendario periodista de Policiales, el ‘Sonámbulo’. ‘Gary, estoy preparando mi charla porque dentro de unos minutos llegan mis alumnos’. Ahí nomás se aparecieron los chicos, encabezados por la chica guapita de lentes y el gordito preguntón. ‘Señores estudiantes, dijo, el sicariato se ha extendido de manera alarmante. Antes los jóvenes que ingresaban al hampa lo hacían especialmente para robar, los más arriesgados -y respetados- eran los ‘saltimbanquis’, los ladrones de bancos como ‘Django’ de la película. A veces terminaban tirados en la acera, acribillados por la policía. Pero ahora los delincuentes prefieren el sicariato y balean a un desconocido a traición por miles de soles. El temido narcotraficante de Medellín, Pablo Escobar, tenía un ejército de sicarios. Reclutaba a menores de edad y les entregaba armas. Para ingresar al cartel de Medellín debían mostrar valor y Escobar les decía: ‘Maten a cualquiera. A un automovilista que para en un semáforo, un tipo que habla por celular, y les doy mil dólares. Si matan policías, cinco mil’. Y los aspirantes a sicarios salían a asesinar.

A estos no les importa que los vean o los graben cuando actúan. El tristemente célebre ‘Pollo flaco’, uno de los integrantes de la temible banda ‘Los Destructores’ junto al ‘Cojo Mame’, cenaba a medianoche en un chifa con su pareja, una chica de minifalda, cuando ingresó un sicario con gorrita, delante de todos los clientes le disparó en la cabeza y salió corriendo hacia un auto negro.

Según la policía, la víctima que purgó cárcel en Castro Castro, mantenía una relación con la muchacha de veinticinco años, cuyo marido estaba en prisión. Fue un lío de faldas.Por eso quiero proyectarles una película de sicarios: ‘El profesional’ (1994), del francés Luc Besson. Considerada una película de culto. Léon (notable Jean Reno) es un francés que vive en Nueva York asesinando a personas que le indica el mafioso italiano Tony, encarnado por Danny Aiello. Léon es una máquina de matar y toda la plata que gana asesinando se la da a guardar a Aiello, quien solo le entrega un sencillo para que viva solitariamente en un hotel tomando leche en botella, cultivando flores y yendo al cine a ver musicales antiguos. Pero cuando su desesperada vecinita, Mathilda Lando (una chiquilla Natalie Portman), le pide ayuda porque unos psicópatas comandados por el detective Norman Stansfield (diabólico Gary Oldman) acaban de asesinar a sus padres, su hermana y su hermanito por una venganza de tráfico de drogas, su vida cambiará por completo y la ciudad de Nueva York se llenará de cadáveres. No se la pierdan, es muy buena’”.

Pucha, ese señor ‘Sonámbulo’ es un verdadero maestro. Terminó de hablar y se fue por el lado oscurito de la Redacción. Me voy, cuídense. 

Ir a portada