¡Tengamos mente positiva!

Nuestro amigo Gary nos da tips de cómo tener mente positiva. 

La meditación puede ayudar a reducir la inflamación y el estrés

Meditar puede afectar de forma positiva no solo nuestra mente, también nuestro cuerpo.

Dejemos de lado el pesimismo. 

Más sobre:

La Seño María

Mi amigo Gary llegó por su caldo de gallina y una cazuela de cordero, todo con una jarra de emoliente. “ María, el éxito en la vida depende mucho de la actitud mental positiva, pues no se puede hacer nada con corrección si no controlamos nuestros pensamientos, comportamientos y emociones. La ansiedad, la desesperación y el pesimismo nos conducen a pensamientos negativos, temores y errores en nuestras ideas y acciones. Muchas veces tendemos a exagerar los problemas y preocuparnos demasiado, pero con ello solo ponemos obstáculos en el camino y nos alejamos, involuntariamente, de la solución. Hay ocasiones en que, incluso, vemos piedras donde no las hay. El gran escritor estadounidense Mark Twain, autor de ‘El príncipe y el mendigo’, dijo una vez: ‘En mi vida he pasado cosas terribles, algunas de las cuales sí sucedieron’. Muy cierto, pues hay personas que se preocupan hasta de lo más insignificante, reaccionan con exageración, sacan las cosas de su justa dimensión, solo ven los aspectos negativos, se molestan con facilidad y reaccionan con mal humor. Una mente positiva, en cambio, alegra hasta a quienes están en nuestro alrededor, aumenta las posibilidades de éxito y hasta puede reducir los niveles de estrés y mejorar la salud significativamente. Aquí te dejo unos tips:

- Enfócate en el presente. Así minimizamos las preocupaciones y miedos sobre lo que podría fallar. Entonces, le daremos más calidad a nuestras acciones.

- Usa un lenguaje positivo. Las palabras tienen poder. Al hablar de manera negativa puedes contaminar tu cuerpo y tu ambiente.

- Rodéate de personas positivas. Además de sentirte bien, crecerás como persona.

- Acepta que no todo es perfecto. En vez de gastar energías por algo que no salió bien, analiza la situación, corrige los errores y, de ser necesario, prepara un plan ‘B’.

- Sé agradecido y generoso. De vez en cuando piensa en aquellas cosas por las que estás realmente agradecido en tu vida. Ayudar al prójimo fortalecerá tu alma y te hará sentir mejor.

- Dedícale tiempo al relax y el entretenimiento. Recurre a libros, música o videos que te recarguen de positividad.

- Mejora tu ambiente. Trata de ordenar tu casa, oficina o el lugar donde pasas la mayoría del tiempo.

- Controla tu respiración. El que controla su respiración, controla su estado emocional y quien controla sus emociones, controla su vida”.

Qué buenos consejos da mi amigo Gary. Me voy, cuídense.