El alcoholismo es uno de los principales problemas de nuestra sociedad.
El alcoholismo es uno de los principales problemas de nuestra sociedad.

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un caldito de pollo con kion y un combinado de arroz chaufa con tallarín saltado. Bajó su almuerzo con una menta calientita para la buena digestión.

“María, muchas tragedias tienen su origen en el consumo de alcohol. Cuántas personas, bajo sus efectos, mataron, violaron, robaron y cometieron otros actos repudiables. Como esos amigos que estuvieron libando licor toda la noche en y, luego de una discusión, se produjo un baño de sangre.

Uno de los ‘amigos’ baleó al mototaxista Johan Urbano, quien murió de un tiro en la cara, mientras que su primo y cuñado acabaron heridos. Lo que pasó luego fue digno de una película de terror. Ahora la policía busca al autor de los disparos. Al margen de ello, muchas personas no pueden controlar su enfermedad, porque el alcoholismo es una enfermedad, como la drogadicción. Se necesita la ayuda de un psiquiatra para poder sacudirse de esta adicción que causa mucho daño a la persona y sus familiares.

Aquí algunas de las consecuencias del abuso del alcohol:

  • No cumplen con sus responsabilidades personales ni laborales. Esto crea incertidumbre, inseguridad y peleas en la familia.
  • Puede llevar al abandono de los hijos y, si no, provoca graves daños psicológicos en los niños a medida que van creciendo.
  • Los que abusan del consumo de alcohol corren grave riesgo de perder el trabajo y luego se les hace mucho más difícil encontrar otro.
  • También pueden perder a su familia y todas sus posesiones materiales. Muchos han acabado en la cárcel o en las calles mendigando.

¿Cuáles son las consecuencias en los hijos de padres con problemas de alcohol?

  • Pueden volverse agresivos, hiperactivos, convertirse en delincuentes.
  • Riesgo de problemas emocionales y psicosomáticos como asma y enuresis (persistencia de micciones incontroladas).
  • Retraso escolar, problemas para concentrarse, dificultades sociales.
  • Sienten vergüenza y hasta culpa por la adicción de sus padres. Además, muchas veces se ven obligados a asumir las responsabilidades del progenitor alcohólico”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

TE PUEDE INTERESAR: