Buscan garantizar calidad educativa en universidades durante estado de emergencia. (Foto: Minedu)
Buscan garantizar calidad educativa en universidades durante estado de emergencia. (Foto: Minedu)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante a recoger su pedido: filete de pechuga de pollo a la plancha, arroz blanco graneadito con ensalada fresca y emoliente al tiempo.

“María, el semanario ‘Hildebrandt en sus trece’ señala que algunos congresistas estarían pensando aprobar proyectos perjudiciales para el país, como uno que beneficia a las universidades que no obtuvieron el licenciamiento de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu). Pero ¿cómo empezó el relajo con ciertas universidades en el país? Fue en el gobierno de Alberto Fujimori que se dio carta abierta para crearlas sin un mínimo rigor académico.

De un momento a otro, estos ‘centros de estudios superiores’ comenzaron a surgir como hongos, con dueños preocupados solo en ganar dinero rápidamente, sin importarles la calidad de la enseñanza. Entonces contrataban profesores sin los méritos necesarios y no invertían en infraestructura. ¡Había facultades que funcionaban sobre pollerías! Algunos de estos empresarios eran tan perversos que en sus locales a medio construir ponían fachadas de utilería sostenidas por palos que simulaban grandes y modernos edificios. ¡Solo eran triplay pintados como en Hollywood!

Una verdadera estafa a los alumnos y a sus padres. Cuando los muchachos egresaban e iban ilusionados en busca de empleo, con solo decir de qué universidad provenían les tiraban un portazo en las narices. Así que de allí pasaban a engrosar las filas de desempleados y a dedicarse a cualquier actividad para sobrevivir. Mientras, esos malos empresarios se daban una vida de lujos acá y en el extranjero. Hay que estar vigilantes, porque en el Congreso hace unos días agendaron la revisión de proyectos para la creación de otras cinco universidades. ¡Increíble! No se trata de que hayan más de estas instituciones, sino de tener las mejores. Antes de elegir un lugar para estudiar, hay que fijarse en que tenga:

  • Reconocimiento oficial. Parece una locura hablar de este tema, pero existen instituciones que no cuentan con las debidas acreditaciones.
  • Prestigio. Es muy importante y esto lo da su plana académica, con profesores de calidad, producción en investigación, publicaciones, rendimiento de los alumnos.
  • Campus adecuado. No solo salones, también, bibliotecas, laboratorios, centros de investigación, áreas deportivas, comedores y otros.
  • Examen de ingreso riguroso. Las instituciones serias destacan porque buscan elegir a los mejores alumnos. Hay que desconfiar de las que te regalan el ingreso”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.