Valores en Navidad
Valores en Navidad

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una milanesa de pollo con papas fritas, ensalada y, para tomar, una limonada al tiempo. “María, se acerca la Navidad y esta época del año tan especial debemos aprovecharla para fomentar en nuestros hijos una serie de valores humanos fundamentales, como la solidaridad. De los padres depende que los hijos sean mejores cada vez para que de adultos sean buenos padres y ciudadanos. La Navidad se asocia siempre con los regalos, algo que alegra a todos, especialmente a los más chicos de la casa, pero no son lo más importante. La alegría por los objetos materiales es efímera. Por eso, es tarea de los padres hacer comprender a los hijos que lo que realmente cuenta son otras cosas, como el amor, el respeto, la familia. Algunos valores que debemos enseñar:

MIRA: Seño María: Vida sana para vivir más
  • La gratitud. Debemos acostumbrarnos a dar gracias por todo lo que tenemos, pues siempre es más de lo que nos parece. Para comenzar, tenemos a nuestros seres queridos, y eso no tiene precio. Debemos sentirnos afortunados.
  • La unidad. No hay nada como disfrutar de las fiestas en familia. Hay que enseñar a los chicos a vivir con alegría las reuniones y a compartir el tiempo con abuelos, tíos, primos.
  • La empatía. Los chicos deben saber las dificultades que pasan otros niños para que desarrollen la empatía, que es la capacidad de ponerse en los zapatos de otra persona y, desde esa posición, entender a los demás y tenderles una mano para evitar su sufrimiento.
  • La solidaridad. Habla con tus hijos sobre las distintas realidades que viven otros pequeños. Enséñales que muchos no reciben regalos, para que aprendan a ser agradecidos y valoren lo que tienen. Luego, motívalos a compartir lo que poseen.
  • La generosidad. Si logramos que nuestros hijos sean empáticos y solidarios, entonces serán generosos. Debemos trabajar para que aprendan a compartir, a dar.
  • La alegría. Hay que enseñar que la verdadera alegría y la ilusión no están en las cosas materiales, por más que nos encanten, sino en dar y en recibir, en hacer felices a los demás y en disfrutar las pequeñas cosas de la vida.
  • El perdón. Perdonar a alguien que nos hirió no es fácil, pero la Navidad es una época de renovación, de hacer borrón y cuenta nueva. Es importante perdonar y también saber pedir perdón cuando nos equivocamos. La mejor forma de enseñar a los hijos es con el ejemplo”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

TE PUEDE INTERESAR


tags relacionadas