Foto: GETTY IMAGES, vía BBC Mundo
Foto: GETTY IMAGES, vía BBC Mundo

El calabacín tiene muchas propiedades y grandes beneficios saludables, tiene un delicado sabor y aporte valiosos que debemos aprovechar en nuestra alimentación. Se dice que los primeros en disfrutar de esta verdura fueron los indígenas americanos. También existen referencias de su cultivo en América Central hace siete milenios.

Como contiene bastante agua y fibra, llena el estómago y no falta en las dietas de adelgazamiento, siempre y cuando no se consuma frito. Las propiedades del calabacín son amplias.

¿Qué es el calabacín?

El calabacín es una hortaliza que pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Esta familia comprende unas 850 especies de plantas, en su mayoría herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos grandes y protegidos por una corteza firme. Frutas tales comopertenecen a esta misma familia, junto con hortalizas tan comunes como el pepino o la calabaza.

En donde puedo encontrar el calabacín

El origen es incierto, pues no se sabe si procede de Asia Meridional o de América Central. Lo que sí se conoce es que es una planta cultivada en todas las regiones cálidas de la Tierra desde tiempo inmemorial. Existen pruebas de que esta hortaliza ya era consumida por los egipcios y, más tarde, por griegos y romanos.

Sin embargo, fueron los árabes quienes extendieron su cultivo por las regiones mediterráneas, donde se convirtió en un alimento de consumo habitual en la Edad Media. En las zonas del norte de Europa, su consumo fue más tardío y no tuvo lugar hasta la II Guerra Mundial.

Hoy en día, su consumo está muy extendido en todos los países del Mediterráneo, así como en Holanda y Norteamérica. Marruecos, Italia y España son los principales países productores.

Estos son los beneficios del calabacín

Su principal componente es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de grasa y proteínas. Todo esto, unido a su aporte moderado de fibra, convierte al calabacín en un alimento de bajo aporte calórico, idóneo para incluir en la dieta de personas con exceso de peso.

Destaca la presencia discreta de folatos, seguido de la . También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades.

El calabacín ayuda a controlar el colesterol

Son varios los estudios donde detallan que el calabacín contiene la fibra dietética que colabora para reducir los niveles de colesterol. Así, sus altos niveles de vitaminas A y C también contribuyen a la disminución del riesgo de la aterosclerosis.

El calabacín ayuda a la salud ocular

Gracias a la luteína y la zeaxantina nuestros ojos están fortalecidos. Estos fitonutrientes tienen un impacto significativamente positivo en la vista. Garantizan que nuestros ojos están a salvo de los efectos peligrosos de los rayos solares y previenen la degeneración macular asociada a la edad.

El calabacín ayuda en la pérdida de peso

Es ideal para perder peso, pues tiene una combinación de alto contenido en y agua y un bajo contenido de calorías. Todo ello lo convierten en un alimento de baja energía y muy apto para las dietas de control de peso. Además, gracias a su alto contenido en agua y fibra nos sacia antes, ayudándonos a controlar el apetito con muy pocas calorías.

Controla la presión arterial

El potasio y el magnesio de esta verde hortaliza benefician a aquellos que sufren de hipertensión o presión arterial alta, por lo que debemos tomar buena nota de que no nos falte como complemento a nuestras comidas diarias.

Controla el envejecimiento

Es una fuente de vitamina A y C, poderosos antioxidantes que nos ayudan a mantener una piel sana y a luchar contra los radicales libres dañinos. Los radicales libres son responsables de causar el envejecimiento de la piel, provocando la aparición de manchas y arrugas.

Ideal para los hombres

Varios investigaciones publicadas por el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, han confirmado los beneficios del calabacín en el tratamiento de la hipertrofia o hiperplasia prostática benigna (HBP) en los hombres. La hiperplasia prostática benigna ocurre cuando la glándula que rodea la uretra se agranda, dificultando muchas actividades urinarias y sexuales. Le sucede a casi todos los hombres conforme van envejeciendo.

Te puede interesar: