A lo largo de la vida útil del colchón es fundamental que efectúes varias limpiezas periódicas. (Foto: Pexels)
A lo largo de la vida útil del colchón es fundamental que efectúes varias limpiezas periódicas. (Foto: Pexels)

El colchón también necesita de una buena limpieza y desinfección de forma periódica. Imagina cuántos ácaros podrían llegar a vivir en él. En concreto, entre cien mil y diez millones, según su antigüedad. Por eso, queremos enseñarte los mejores trucos caseros para limpiar un colchón. ¿Cuáles son?

MÁS INFORMACIÓN: 5 consejos prácticos para limpiar el teclado de tu laptop

Los expertos aconsejan reemplazar el colchón cada 10 años, pero esto también dependerá de su calidad y de lo cómodo que te encuentres en él. Pero independientemente de esto, a lo largo de su vida útil es fundamental que efectúes varias limpiezas periódicas para eliminar los temidos ácaros.

Para desinfectar y limpiar un colchón, necesitas lo siguiente:

  • 250 gramos de bicarbonato de sodio
  • 5 gotas de aceite de árbol de té
  • Un recipiente de plástico con tapa
  • Un colador

El bicarbonato de sodio sirve para eliminar la humedad, así como todo tipo de bacterias y suciedades, incluidos los molestos ácaros. Mientras que el aceite de árbol de té es un desinfectante natural muy eficaz. Es económico y sirve para un sinfín de aplicaciones, no solo para los cuidados del colchón.

Lo primero a hacer será retirar las sábanas y llevar el colchón a un lugar soleado y espacioso para poder limpiarlo. Una vez que lo tengas preparado, solo tienes que seguir estos pasos para limpiarlo:

  • En primer lugar, pon el bicarbonato dentro del recipiente de plástico. Añade las 5 gotas de aceite de árbol de té y remueve muy bien para integrar los ingredientes.
  • Luego, con la ayuda del colador esparce esta mezcla encima de tu colchón. Hazlo primero por un lado y deja que actúe una hora. Después, repite el mismo procedimiento por la otra cara.
  • Para terminar, pasa la aspiradora por toda la superficie del colchón por ambos lados para retirar el bicarbonato y la suciedad que haya quedado adherida a él.

Los expertos aconsejan girar y voltear el colchón semanalmente para asentar los rellenos, por lo menos durante los 6 primeros meses tras su compra. Luego se puede realizar cada 3 meses para asegurar que el desgaste sea homogéneo y no solo una parte coja la forma del cuerpo. Lo sentirás como si fuera nuevo.